Gigante 100 ojos - Argus Panoptes: Gigante guardián

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

Gigante de 100 ojos - Argus Panoptes, El mítico gigante de los 100 ojos era también muy famoso porque era el sirviente de Hera y el guardián de Io, el interés amoroso de Zeus.

Al final, Hermes mató a Argos y ahí acabó su historia. En el siguiente artículo, te traemos toda la información sobre este gigante hasta su muerte y su relación con los dioses y diosas del Olimpo.

¿Quién era el gigante de 100 ojos - Argus Panoptes?

Gigante de 100 ojos - Argus Panoptes era un gigante con cualidades únicas, tenía 100 ojos. Es imposible imaginar la vista con 100 ojos, pero Argus Panoptes no era un humano, sino un gigante con 100 ojos y un cuerpo y andares bestiales. Era el sirviente de Hera.

Origen de Argus Panoptes

Argus Panpotes fue un gigante con 100 ojos en la antigua mitología griega. La palabra Panoptes significa el que todo lo ve que hace referencia a sus 100 ojos. Según las pruebas literarias, Argos era hijo del príncipe argivo Arestor y de la princesa micénica Micenia, hija de Ínaco, primer rey de Argos y que dio nombre al río Ínaco.

Arestor era un príncipe de Argos e hijo de Phorbus. Era un legendario príncipe de la ciudad Su matrimonio con Mycene fue muy celebrado y el pueblo de Argos se alegró durante muchos días y noches. Todo iba bien hasta que tuvieron a su hijo, Argus Panoptes, que no se parecía a nada que el pueblo hubiera visto jamás.

Argus nació con 100 ojos en la cabeza. Este extraordinario bebé nació para la realeza de Argos que no lo quería tal y como era no un bebé de aspecto normal. Arestor y Miceno fueron convencidos de que debían renunciar a Argos y dejarlo en manos de los dioses, y así lo hicieron. Recordemos que Argos fue abandonado por sus padres, tras lo cual fue tomado por Hera, la reina de los dioses y diosas griegos.

Argus Panoptes: Sirviente de Hera

Argus Panoptes es conocido por su relación con Hera y también con Io. Fue finalmente asesinado por Hermes Además, los personajes extraordinarios de la mitología griega no tienen un final feliz, como algunos de los dioses y diosas.

Hera era la esposa de Zeus y la reina del Olimpo. Era muy conocida en todo el universo. Cuando se enteró de que sus padres habían abandonado a un bebé con cien ojos, lo quería para ella. Hera compró a Argus y se lo llevó al monte Olimpo. Argus creció en la montaña, entre los dioses.

Hera le dio todo y a cambio, Argus se comprometió a vivir su vida como el siervo de su amo, Hera. Hacía todo lo que ella le pedía. Nunca cuestionó su integridad ni le dijo que no. Fue el sirviente más obediente y digno de confianza en la vida de Hera.

Ver también: Los suplicantes - Eurípides - Grecia Antigua - Literatura Clásica

Hera y Zeus eran una pareja de hermanos y también socios. Debido a la infidelidad y la lujuria insatisfecha de Zeus, siempre hubo una lucha y una guerra continua entre los dos. Argus vio eso y siempre quiso ayudar a Hera en lo que pudiera porque se sentía mal por ella. Sin embargo, es clave tener en cuenta que Zeus en cambio no tenía vergüenza de lo que hacía y de cómo trataba a Hera, sólo quería regar su lujuria.

Aspecto físico de Argus Panoptes

Argus Panoptes era un gigante, por lo que todos sus rasgos y partes del cuerpo eran más grande que un ser humano normal. Sus brazos y piernas eran enormes y su voz muy fuerte y aterradora. No tenía pelo, sólo la cabeza calva. Sus rasgos estaban muy desgastados y caídos a pesar de que no tenía mucha edad. No llevaba mucha ropa, ya que era un gigante.

Lo más interesante de su aspecto físico es el grupo de ojos que tiene en la cabeza, 100 para ser exactos. Argus nació con 100 ojos todos los cuales son totalmente funcional y en funcionamiento. Ahora bien, no podemos estar seguros de cómo se las arregla para conservarlos, pero en toda la mitología griega, ningún otro gigante o criatura ha tenido tantos ojos y fue adoptado por la reina de los dioses del Olimpo.

Como la mayoría de los gigantes tienen cuernos en la cabeza, no está muy claro si Argus Panoptes también los tenía. La posibilidad de que Argus tuviera cuernos podría ser menor debido a los 100 ojos.

Características de Argus Panoptes

Argus Panoptes el gigante era bastante temido entre la gente, pero en el Monte Olimpo, era sólo un sirviente de la Reina Hera con 100 ojos. Su trabajo principal era hacer cualquier cosa y todo lo que Hera le pidiera. Sin embargo, tenía una vida normal y lujosa en comparación con los demás gigantes que no estaban al servicio de Hera. Lo trataba como a un sirviente, pero se preocupaba profundamente por Argus Panoptes, ya que lo había visto crecer ante sus ojos.

Argus era conocido por ser servicial y bondadoso, lo que se opone al comportamiento característico normal de los de su especie, pero él era diferente. Vivía en gratitud a Hera y nunca dejó de agradecerle lo que hizo por él. Después de que la familia de Argus lo abandonara, Hera era su familia y él lo sabía. Así que antes de cuestionar o discutir sobre cualquiera de las decisiones de Hera, Argus se limitó a obedecer.

Gigante de 100 ojos - Argus Panoptes: Un héroe

Argus Panoptes se menciona con frecuencia en los poemas homéricos que incluyen la Ilíada y la Odisea. Ahora ya sabemos que Argos era el siervo de Hera, pero sus relaciones y su estancia en el Olimpo no se limitan a eso: era un héroe conocido allí arriba por su fuerza inquebrantable y su valentía.

Como Argus vivía entre dioses y diosas, era un conocido gigante amistoso Eran como su pueblo y él los amaba y respetaba y seguramente haría cualquier cosa por ellos. Así que cuando hubo necesidad de que alguien matara a la serpiente gigante, Argus se levantó. Argus mató al feroz monstruo, Equidna.

Equidna era la esposa de Tifón y era una serpiente que se aterrorizando a Argos. Los dioses quedaron impresionados por la voluntad de Argos de derrotar al monstruo. Lo mató con éxito y liberó a Argos de la calamidad, por lo que fue considerado un héroe no sólo entre los mortales, sino también entre los inmortales.

Gigante de 100 ojos - Argus Panoptes Con Hera y Zeus

Hera era la esposa de Zeus y la reina de los olímpicos. Zeus era un conocido infiel. De forma casual y con frecuencia embarazaba a mortales e inmortales para su propio placer porque nadie podía satisfacer su lujuria. Había habido innumerables ocasiones en las que Hera había sorprendido a Zeus con otras mujeres y hombres, pero siempre lo dejaba marchar y castigaba a la otra parte. Además, en aquella época, Zeus se había mezclado con casi todo tipo de criaturas del universo.

No obstante, es clave recordar que su último empeño fue crear un nuevo orden consiguiendo herederos de mujeres mortales. Una de esas mujeres fue Io, una princesa de Argos. Zeus estaba atraído por ella Cubrió el mundo entero con un manto de espesas nubes para que Hera no pudiera ver lo que tramaba ni dónde estaba.

Hera despejó las nubes y pudo ver a Zeus con una mujer. Ella apareció ante ellos y en cuanto Zeus la vio, convirtió a Io en una novilla. Además, juró a Hera que t era sólo una vaquilla y no Io como ella afirmaba pero Hera lo sabía mejor. Presidió la vaquilla y pidió a Zeus que se marchara y así lo hizo.

Guardián de Io

Hera sabía que era el interés amoroso de Zeus, por lo que no podía dejarla a cargo de cualquiera, y nombró a Argus Panoptes guardián de Io. Sin cuestionar a Hera Hera había encadenado a Io a una rama de un olivo sagrado en el Heraion Argivo.

La otra razón por la que Hera nombró a Argus Panoptes como la guardia de Io Como Zeus era el rey de los dioses del Olimpo, contaba con la ayuda de otros dioses y diosas.

No obstante, Hera quería a alguien que se mantuviera despierto incluso cuando él estuviera dormido, alguien con amplitud de miras para que puede mirar en todas direcciones Sin embargo, es fundamental señalar que, sin duda, no había mejor elección que Argus Panoptes para semejante trabajo.

Argus Panoptes decidió que no defraudaría a Hera y que haría guardia aunque fuera lo último que hiciera en su vida. Se quedaría quieto junto a la vaquilla y no se movería. Haría mantener los ojos bien abiertos Con el tiempo, la novilla volvió a convertirse en Io, y la afirmación de Hera quedó demostrada.

Io y Zeus

Después de la captura de Io, Zeus estaba muy desesperado. Se culpó a sí mismo por lo que le había sucedido y por eso, no podía dormir bien por las noches. En todo esto, ni una sola vez sintió vergüenza por la infidelidad que estaba cometiendo, lo que supuso un punto de inflexión. Además, sentía tal repulsión por Hera que su miseria ya no significaba nada para él.

Zeus planeaba liberar a Io del olivo. Sabía que Argus custodiaba a Io y... no tenía elección Zeus se lo pidió a su aliado de confianza, Hermes, que también era el mensajero de los dioses. Hermes se disfrazó de oveja y durmió a Argos con sus encantos mágicos.

En cuanto Argos se durmió, Hermes le cortó la cabeza con una piedra. Argos murió allí mismo. Este fue el último servicio que prestó a Hera. Hermes llevó la cabeza de Argus Panoptes de vuelta a Zeus, que se alegró.

Ver también: Recursos literarios en Antígona: Comprender el texto

¿Quién mató a Argus?

La muerte de Argos es también muy vital en la mitología griega porque este derramamiento de sangre fue la primera sangre derramada en la época de la generación de los nuevos dioses, los dioses olímpicos. Argos murió bajo un hechizo mágico. Si Hermes se le hubiera adelantado por las buenas, no habría tenido ninguna posibilidad de ganar, por lo que las cosas habrían sido distintas y las consecuencias también.

Después de enterarse de lo que le había sucedido a su sirviente, Argus, Hera gritó de dolor y rabia. Él era más que un sirviente para ella, y Zeus lo sabía. Él podría haber perdonado Argus, pero él quería infligir dolor sobre Hera como cuando se llevó a Io y la encadenó. Hera y Zeus jugaron entre sí a un traicionero juego de culpas y en este juego, muchas almas inocentes perdieron la vida.

Con la muerte de Argos, Io era ahora libre. Fue trasladada al mar Jónico, un mar que Zeus bautizó con el nombre de su amada. Ther Io pasó sus días restantes y dio a luz al hijo de Zeus. Ambos el niño y la madre, Io vivía allí y Zeus los visitaba siempre que quería.

El linaje de los 100 ojos gigantes - Argus Panoptes

Siendo siervo de Hera, Argus Panoptes se enamoró de la náyade Ismene. Ismene era de Argos y estaba una hermosa doncella. Juntos, Argus e Ismene dieron a luz a Iasus, que más tarde se convirtió en el rey de Argos.

Hay muchos Iasus diferentes en la mitología griega, por lo que hay un ligero conflicto de acuerdo sobre si este Iasus es el hijo de Argos e Ismene o hay otro Iasus que es su hijo legítimo. Sin embargo, Argus Panoptes, el gigante con 100 ojos en la cabeza, tenía una amante y un hijo.

La prematura muerte de Argus dejó a Ismene desesperada. Aparte de Iasus, no se conoce ningún otro hijo o hija de Argus. Existen algunas teorías sobre hermanos de Argus, pero no eran gigantes, sino criaturas normales con forma humana.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuál es la importancia de Argos en la mitología griega?

Argos fue una de las ciudades más importantes de la mitología griega por su capacidad y también por los argumentos que siempre tuvo un carácter importante Además, Argos es conocida por sus caballos, utilizados por los mortales y los inmortales en la mitología.

¿Quién era la Reina de los Titanes?

Rea, esposa de Cronos y madre de Zeus, Hera, Hestia, Hades, Deméter y Poseidón, era la reina de los Titanes. También era la diosa de fertilidad, generación y maternidad. Así que fue la primera reina de los dioses y diosas antes de Hera.

Conclusiones

Argus Panoptes era un gigante que trabajaba a las órdenes de Hera, la reina de los dioses y diosas del Olimpo. Hera siempre estaba peleada con Zeus por su infidelidad y esta lucha se cobró la vida de muchas almas inocentes como Argus Panoptes. La mitología griega nunca ha sido amable con las criaturas que ha creado. A continuación se enumeran algunos puntos que concluirá la historia de Argus Panoptes, el gigante con 100 ojos en la cabeza:

  • Argus nació de Arestor y Mycene, la realeza de Argos. Sus padres tuvieron que renunciar a él porque nació con 100 ojos y, como rey de Argos, Arestor no podía tener un heredero deforme al trono.
  • Hera acogió a Argos después de que Arestor y Micenas lo abandonaran. Lo llevó al monte Olimpo y Argos empezó a vivir entre los dioses y diosas olímpicos.
  • Zeus tenía una relación con Io y Hera se enteró. Io se convirtió en una novilla y Hera la encadenó a un olivo sagrado. Le pidió a Argus que hiciera guardia allí y así lo hizo.
  • Zeus pidió a Hermes que liberara a Io. Éste mató a Argos disfrazándose de oveja y liberó a Io, que fue llevada al mar Jónico, donde vivió el resto de su vida.
  • Argos había dejado atrás a su esposa, Ismene, y a un hijo, Iasus, que más tarde se convertiría en el rey de Argos.

Aquí llegamos al final de la historia de Argus Panoptes. Su personaje se encuentra entre los más peculiares en la mitología griega en gran parte debido a su aspecto y origen únicos. Esperamos que haya encontrado todo lo que buscaba.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.