Automedon: el auriga de los dos caballos inmortales

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

Automedon era un auriga de las fuerzas aqueas en la infame guerra de Troya. Fue responsable de dos caballos inmortales Aparte de su papel como auriga, hay más profundidad y carácter en Automedon. Sigue leyendo y te llevaremos a través de la vida de Automedon y su importancia en la mitología griega.

Origen de Automedon

Automedon procede de muy orígenes humildes a diferencia del resto de personajes de la mitología griega y de la guerra de Troya. Sin embargo, no hay mucha información sobre su familia o su apellido. Lo que sabemos es que Automedon era hijo de un lugareño llamado Diores, un simplón, y de ninguna otra información sobre su vida aparte de ser auriga de Aquiles.

Homero, en la Ilíada, fue el primero en escribir sobre Automedon. La Ilíada es el poema más famoso de la antigua Grecia en el que Homero escribe sobre la mitología griega, sus personajes y tribulaciones. Se refiere a él como Automedon el auriga de la Ilíada. La única razón por la que se menciona a Automedonte en algún lugar de la historia, a través de poemas o anécdotas, es por el papel que desempeñó en la vida de Aquiles y en la guerra de Troya.

Automedon y Aquiles

Aquiles es uno de los héroes más célebres de la mitología griega de todos los tiempos. Era hijo de Peleo y Tetis. Aquiles nació como mortal pero Tetis lo convirtió en un inmortal Así, todo Aquiles se convirtió en inmortal excepto su talón, razón por la cual el talón de Aquiles es tan famoso.

Automedonte fue el auriga de Aquiles en la guerra de Troya. La guerra decidió el destino de la mitología griega. Más tarde se profetizó que si Aquiles no estaba presente en la guerra, los griegos habrían perdido. Sin embargo, Aquiles ganó la guerra junto a su auriga, Automedonte.

Ver también: Memnón contra Aquiles: la batalla entre dos semidioses en la mitología griega

Aquiles tenía dos caballos inmortales, Balius y Xanthos. En la guerra, a Automedon se le asignó la tarea de unir a Balius y Xanthos y ayudar a Aquiles. Aparte de la guerra, Automedon tenía las mejores intenciones para Aquiles en el corazón. Él tenía un profundo aprecio por Aquiles y estaría a su lado en las buenas y en las malas.

Automedonte y Patroclo

Después de que Aquiles se retirara de la batalla, Automedonte llevó los caballos de vuelta al pabellón. Más tarde entró en guerra por segunda vez con Patroclo, La pareja era conocida por pasar siempre el tiempo juntos, montando a caballo o simplemente disfrutando de la vida.

Cuando Automedon trajo a Patroclo al campo de batalla en Balius y Xanthos, muchos rumores comenzaron a circular. Se pensó que tal vez Aquiles es muerto o gravemente herido por lo que su amigo, Patroclo va en su carro. Héctor, el príncipe troyano vio a Patroclo entrar en el campo de batalla. La lanza de Euforbos alcanzó a Patroclo y más tarde Héctor lo apuñaló y mató con otra lanza en el estómago.

La muerte de Patroclo fue muy triste para Aquiles y sus caballos. Los caballos huyeron del campo tras ver la muerte de Patroclo. Automedonte fue tras los caballos para calmarlos.

Automedonte y Neoptólemo

Tras la retirada de Aquiles de la guerra de Troya y la muerte de Patroclo, Automedonte acudió por tercera vez al campo de batalla. Esta vez era auriga de Neoptólemo, hijo de Aquiles. Aquiles ya le había comunicado a Neoptólemo la estrategia de guerra de antemano. Ahora que Aquiles estaba de luto por la muerte de su querido amigo Patroclo, le tocaba a Neoptólemo cumplir los deseos de su padre.

Automedonte y la guerra de Troya

Los griegos ganaron la guerra de Troya. Fue gracias a varios sacrificios y a una excepcional planificación de la guerra. Aunque el papel desempeñado por el canto de Aquiles de Automedonte y la habilidad para montar en carro fueron pequeños, seguían siendo esfuerzos. Cada vez que Automedon entraba en el campo de batalla, arriesgaba su vida como el resto de los soldados. Al final, la dulce victoria fue suya y de todos sus compañeros.

Ver también: El papel de la mujer en la Ilíada: cómo retrató Homero a la mujer en el poema

Muerte de Automedon

Automedon desempeñó un gran papel en la guerra de Troya y milagrosamente salió con vida de ella. Sin embargo, Homero no vuelve a nombrar a Automedon en la Ilíada, lo que demuestra que no hay información sólida presente sobre vida y muerte de Automedon después de la guerra de troya.

Dada la experiencia bélica de Automedon y su vida en las tropas aqueas, sería justo que muriera en un campo de batalla, defendiendo su honor y el de su pueblo.

Sin embargo, si nos fijamos en La Eneida escrita por Virgilio, sorprendentemente menciona a Automedon una vez. Narra que Automedon estuvo presente en el saqueo de Troya, lo que confirma que no murió en la guerra de Troya.

Conclusión

Automedon fue un auriga en la guerra más famosa de la mitología griega, la guerra de Troya. Su nombre está ligado a algunos de los héroes de guerra griegos más importantes. La Ilíada explica el papel del incidente de Automedon en las vidas de Aquiles y Patroclo. He aquí la conclusión sobre la vida y aventuras de Automedon de la mitología griega:

  • Automedonte fue un espectacular auriga del bando de los griegos en la guerra de Troya. Desempeñó el papel de auriga en la guerra para Aquiles, su mejor amigo, Patroclo y el hijo de Aquiles, Neoptólemo.
  • Automedon era muy bueno con los caballos, por eso era auriga. Se le encargaron dos de los caballos más magníficos del reino griego, Balius y Xanthos. Eran los dos caballos de Aquiles y lo más interesante de estos caballos era que eran inmortales.
  • Automedonte entró tres veces en el campo de batalla. La primera vez llevó a Aquiles, después a Patroclo y por último a Neoptólemo.
  • No hay información sobre la muerte de Automedonte. Ni las obras de Homero ni las de Virgilio dicen nada sobre la muerte de Automedonte. Hay pruebas de que Automedonte salió vivo de la guerra de Troya, por lo que probablemente murió en algún momento posterior a ella.

Automedonte es un nombre que se menciona no muy lejos cada vez que se habla del famoso guerrero griego, de Aquiles y de la guerra de Troya. Fue un amigo dedicado, un guerrero valiente, y un ser humano excepcional que luchó por los griegos en la guerra de Troya. Aquí llegamos al final del artículo.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.