Perses Mitología griega: Relato de la historia de Perses

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

Perses Mitología griega cuenta la historia de dos personajes con el mismo nombre. Uno de ellos era un Titán famoso por ser el padre de figuras griegas más importantes. El otro es originario de Cólquida y tenía la misión de proteger el vellocino de oro. Este artículo repasará las historias de ambos personajes.

¿Quién era Perses el Titán?

Perses, el dios Titán, nació de Crius y Euribia, la diosa del dominio y el poder sobre los mares. Tenía dos hermanos, a saber, Pallas y Astraeus, una deidad astrológica a menudo asociada con los cuatro vientos. La esposa de Perses era Asteria, hija de los titanes Febe y Coeus.

Familia Preses

La suegra de Perses, Phoebe, era la diosa del Oráculo de Delfos Perses, el dios Titán, y su esposa Asteria dieron a luz a Hécate, la diosa de la brujería, la magia y la nigromancia.

Varios relatos del mito indican que Zeus tenía en gran estima a Hécate, que tenía dominios en la tierra, el cielo y el mar. Otras fuentes lo nombran padre de Chariclo, la esposa del centauro Quirón. De Perses el Titán se sabe poco, salvo su matrimonio con Asteria y su árbol genealógico.

La hija

Hécate era la única hija de Perses el Titán y su esposa, Asteria. Se la consideraba como la diosa de los límites También se la conocía como mediadora entre los Titanes y los Olímpicos. Algunos antiguos griegos también la asociaban con el Inframundo, y a menudo se la representaba llaves en mano que podría abrir ambos reinos, el de los vivos y el de los muertos.

Con el paso de los siglos, las funciones y papeles de Hécate cambiaron, y pasó a ser conocida como la diosa de la hechicería, las brujas y la magia. A menudo se la comparaba con Cerbero, el perro del Inframundo, cuyo deber consistía en impedir que los muertos entraran en el mundo de los vivos y viceversa. Más tarde, se la asoció con la Luna Algunas obras literarias citaban al dios del Sol Helios como su consorte, y la pareja se representaba a menudo en algunas obras de arte.

Su hija contaba con un gran número de seguidores junto a otras deidades, y los antiguos griegos solían considerarla una deidad doméstica. A menudo se la asociaba con perros, caminos y espíritus de los muertos. Pausanias, un erudito griego, señaló que una vez se sacrificó en la ciudad de Colofón un cachorro hembra negro a Hécate como diosa del camino. Plutarco también observó que los beocios mataban perros en los cruces de caminos como parte de las ceremonias de purificación en honor a la hija de Perses.

Mitología griega Poderes

Perses era el dios de la destrucción y poseía fuerza y resistencia sobrehumanas. También personificaba el caos que surge de la guerra; la pérdida de vidas y propiedades. Aunque era destructivo, simbolizaba la paz y la tranquilidad.

Ver también: Las troyanas - Eurípides

Las representaciones de Perses el Titán

Los antiguos griegos consideraban que Perses tenía rasgos animales y se le representaba como un gigante entre los hombres. Se le representa con rasgos caninos, mientras que su hermano Pallas y Astraeus presentan rasgos de cabra y caballo respectivamente. Su padre, Crius, simbolizaba un carnero.

Destacados personajes griegos del linaje de Perses el Titán

Los hijos del hermano de Perses, Pallas

Perses era el tío de Zelus, Bia, Nike y Kratos, que habitaban con Zeus en su trono e imponían su ley. Zelus era el dios del celo, mientras que Bia personificaba la ira y la fuerza. Nike era la diosa de la victoria, mientras que Kratos era la personificación de la fuerza bruta.

Estas divinidades traicionaron a su padre, Pallas, hermano de Perses, luchando junto a los olímpicos en la Titanomaquia. Sus esfuerzos llamaron la atención de Zeus, que elevó sus estatus para servir en su palacio. Los hermanos fueron decisivos para castigar a Prometeo después de que robara el fuego a los dioses y se lo diera a los humanos.

Después de que Zeus declarara culpable a Prometeo y lo sentenciara, encargó a los hermanos que atar a Prometeo a una roca. Kratos, el dios de la fuerza, intentó atar a Prometeo a la roca, pero fracasó. Fue necesaria la intervención de Bia, la personificación de la fuerza, para atar a Prometeo a la roca, tras lo cual un pájaro vino a comerse su hígado durante el día. Durante la noche, el hígado de Prometeo se regeneró y el pájaro volvió a comérselo, lo que inició un ciclo de tormento sin fin para Prometeo.

El tío de los Anemoi

Perses era también el tío de los Anemoi que eran los cuatro dioses del viento que describía la dirección desde la que soplaban. Eran hijos del hermano de Perses, Astraeus, y de su esposa Eos, la diosa de la aurora. Los Anemoi estaban formados por Boreas, Notus, Eurus y Céfiro.

Boreas era el dios del viento del norte que traía el invierno, por lo que se le consideraba el dios del invierno. El dios del viento del sur era Notus y era famoso por el viento cálido durante el verano que trajo fuertes tormentas. Eurus personificaba los fuertes vientos del este o sureste que agitaban los barcos en los mares, mientras que Céfiro representaba el viento del oeste, que era el más calmado de todos los Anemoi.

Estos dioses estaban asociados a las estaciones y los climas en la antigua Grecia. Se les consideraba dioses menores y eran súbditos de Eolo, el dios de los vientos. Los griegos a veces los representaban como ráfagas de viento o ancianos barbudos con el pelo desgreñado. Otras ilustraciones mostraban a los Anemoi como caballos en el establo de Eolo.

Perses Mitología griega Hijo de Helios

Perses de Cólquida era un personaje griego encargado de mantener el vellocino de oro a salvo. Era hijo del dios solar Helios y de su esposa Persé o Perséida, una ninfa del océano. Entre sus hermanos se encuentran Aloeus, Aeetes, Pasífae y Circe. Según la leyenda, se creía que Persé y Pasífae eran gemelos porque eran nacidos tan juntos.

Helios dio a Aloeus el control sobre el distrito de Esción, mientras que Aeetes gobernaba el reino de Cólquida. Circe, una hermana de Perses, era una hechicera famosa por sus conocimientos de pociones y hierbas mientras que Parsiphae se convirtió en diosa de brujería.

Mitología de Cólquida

En el mito de Jasón y los argonautas, Jasón, el héroe de la historia, iba a la caza del vellocino de oro que le permitiría reclamar su trono. Organizó a varios héroes conocidos como Argonautas para que le ayudaran a recuperar el vellocino que estaba custodiado por un dragón en Cólquide. En ese momento, Eetes, el hermano de Perses, era el rey de Cólquide y había sido advertido a través de una profecía para que custodiara el vellocino de oro con diligencia. La profecía decía que iba a sufriría un gran daño si perdía el vellocino.

Perses destituye a su hermano

Sin embargo, Jasón y los argonautas consiguieron robar el vellocino de oro con la ayuda de la hija de Eetes, Medea. Fiel a la profecía, Perses depuso a su hermano Eetes y tomó el control del Reino de Cólquida. Durante su reinado, se profetizó que Perses sería asesinado por su propio pariente, lo que se cumplió cuando Medea lo mató y devolvió el reino a su padre. Según una versión del mito, el hijo de Medea, Medus, llegó a Cólquide, donde fue arrestado y llevado ante Perses.

Ver también: Diosa griega de la naturaleza: la primera deidad femenina Gaia

Medo, al darse cuenta de que estaba en presencia de su malvado tío Perses, asumió la identidad de Hipotes, el príncipe de Corinto. Sin embargo, Perses investigó y metió a Medo en prisión, pues desconfiaba de la profecía de que su pariente lo mataría. Una gran hambruna asoló la ciudad de Cólquide y los ciudadanos murieron de hambre y sed.

Medea llega a Cólquida

Al enterarse de la difícil situación del pueblo de Cólquide, Medea se hizo pasar por una sacerdotisa de Artemisa y llegó a la ciudad a lomos de dos dragones yugulados. Se dirigió a Perses y le informó de su misión para detener el hambre en la tierra.

Además, Perses también le informó de un tal Hipotes que tenía en prisión. Medea convenció a Perses de que dicho Hipotes podría haber sido enviado por el rey de Corinto para venir a deponerle, por lo que debía entregarle al prisionero para que lo utilizara como un sacrificio para apaciguar a los dioses y acabar con la hambruna.

Durante todo este tiempo, Medea no sabía que dicho Hipotes era, en realidad, su hijo Medus. Cuando le trajeron a Hipotes para el sacrificio, ella lo reconoció como su hijo Medo y le dijo a Perses que quería hablar con el prisionero antes de sacrificarlo.

Cuando Medus se acercó, Medea le dio una espada y le dijo que matara a Perses por usurpar el trono de su abuelo, Aeetes. Así, Medus mató a Perses y devolvió el trono a Eetes.

Otros relatos del mito citan a Medea como la que mató a Perses con la espada del sacrificio. Otra versión dice que Medea devolvió el trono a su padre después de que Perses lo hubiera usurpado.

Conclusión

Este artículo estudiaba las vidas de dos personajes griegos llamados Perses y sus hazañas en la tradición griega. He aquí un resumen de todo lo que hemos descubierto hasta ahora:

  • Perses era una deidad Titán de la destrucción e hijo de Euribia y Crius en la mitología griega que dio a luz a otros dos hijos aparte de Perses; Astraeus y Pallas.
  • Se casó con Asteria, hija de los titanes Coeus y Febe, con la que tuvo una hija llamada Hécate.
  • Perses simbolizaba la destrucción y la paz y se le representaba como un gigante con rasgos de perro, mientras que su padre, Crius, tenía rasgos de carnero.
  • Perses de Cólquide era hijo de Helios y Perses y un malvado rey que depuso a su hermano, Eetes, y se apoderó de su reino.
  • Más tarde, Medea regresa a Cólquida después de un tiempo y venga los agravios cometidos contra su padre, Eetes, matando a Cólquida y devolviéndole el trono.

Otros relatos del mito cuentan que Perses fue asesinado por Medus, el hijo de Medea, en lugar de por Medea. La muerte de Perses cumplió una profecía que decía que él sería asesinado por su pariente.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.