Titanes contra olímpicos: la guerra por la supremacía y el control del cosmos

John Campbell 08-02-2024
John Campbell

Los Titanes contra los Olímpicos, también conocida como Titanomaquia, fue una guerra librada para establecer la supremacía sobre el cosmos. Los Olímpicos, liderados por Zeus, atacaron a los Titanes, liderados por Cronos, lo que dio lugar a una serie de batallas a lo largo de 10 años.

Sin embargo, faltan la mayoría de los registros o poemas sobre las distintas batallas, salvo uno, la Teogonía de Hesíodo. Para saber qué dio comienzo a la batalla de los Titanes, cómo terminó y cuál de los bandos salió victorioso, sigue leyendo.

Tabla comparativa Titanes vs Olímpicos

Características Titanes Olímpicos
Líder Cronos Zeus
Batalla Perdido Won
Morada Monte Othrys Monte Olimpo
Número 12 12
Motivo de la Titan-battle Establecer el dominio Venganza

¿Qué diferencias hay entre los titanes y los olímpicos?

La principal diferencia entre los Titanes y los Olímpicos estaba en sus tamaños - los Titanes eran gigantescos Los Olímpicos eran dioses de tercera generación que ocupaban el Olimpo, mientras que los Titanes eran deidades de segunda generación que vivían en el monte Othrys. Los Olímpicos superaban en número a los Titanes, lo que les dio la victoria.

¿Por qué son más conocidos los Titanes?

Los Titanes son famosos por triunfar los dioses primordiales Más tarde, Gea dio a luz a Urano, que fue derrocado por su hijo Cronos. Los Titanes también son famosos por dar a luz a los Olímpicos, como ilustra el árbol genealógico de Titanes y Olímpicos de la antigua Grecia.

El nacimiento de los titanes

La Tierra también conocida como Gaia se encontraba entre la primera generación de dioses (deidades primordiales) también conocidos como protogenoi. Gaia dio a luz entonces a Urano, el dios primordial del Cielo, sin ayuda masculina. Cuando Urano tuvo edad suficiente, se acostó con su madre, Gaia, y de su unión nacieron los Titanes, los Hecantoquiros y los Cíclopes.

Ver también: Catulo 13 Traducción

Los dioses titanes

Según la mitología de los Titanes, eran doce, seis machos y seis hembras, Los Titanes masculinos eran Crius, Hyperion, Coeus, Iapetus, Oceanus y Cronus, mientras que las femeninas eran Phoebe, Theia, Rhea, Tethys, Mnemosyne y Themis.

Los Titanes derrocan a las Deidades Primordiales

El dios Titán Cronos fue el último en nacer después del cual tanto Gea como Urano decidieron no tener más hijos. Sin embargo, Gea se enfadó cuando su marido aprisionó a sus otros seis hijos, los Cíclopes y los Hecantoquiros, en las profundidades de la tierra. Así, pidió a sus hijos Titanes que ayudaran a castrar a su padre Urano. Todos los Titanes se negaron excepto su último hijo, Cronos, que accedió a realizar la malvada acción.

El ambicioso Cronos decidió que quería gobernar el cosmos igual que su padre, Gaia armó a su hijo Cronos con una hoz de adamantina y lo escondió esperando la llegada de Urano. Cuando Urano llegó al monte Othrys para acostarse con Gaia, Cronos salió de su escondite y le cortó los genitales a su padre. Así, Cronos, el dios Titán del tiempo, se convirtió en gobernante del cosmos.

Poco después de castrar a su padre, Cronos liberó a los Hecantochires y los Cíclopes, pero faltó a su palabra y los volvió a encarcelar. Esta vez los envió a las profundidades del Tártaro, el profundo abismo del tormento. Sin embargo, antes de morir, Urano profetizó que Cronos también sería derrocado de la misma manera. Por ello, Cronos tomó nota de la profecía e hizo todo lo posible para evitar que sucediera.

¿Por qué son más conocidos los olímpicos?

Los olímpicos son más conocidos por derrotando a los Titanes Fueron las últimas deidades en la sucesión de dioses griegos y defendieron con éxito su dominio cuando los Titanes volvieron a atacar, según otras versiones de la mitología griega.

El nacimiento de los olímpicos

Cuando Cronos castró a su padre, arrojó su semilla al mar y de ella surgió la diosa del amor, Afrodita. Parte de su sangre también se derramó sobre la tierra y dio lugar a los Erinyes, Meliae y los Gigantes. Cronos tomó a su hermana, Rea, como esposa e hijo, y la pareja comenzó a tener hijos (los Olímpicos). Sin embargo, Cronos recordaba la profecía y se tragaba a los niños cada vez que nacían.

Rhea se cansó de lo que su marido estaba haciendo a sus hijos, por lo que salvó a uno de sus hijos, Zeus, de su padre. Cuando Zeus nació, Rea lo escondió y más bien envolvió una piedra en una manta y se la dio a Cronos para que se la comiera. Cronos no sospechó nada y se tragó la piedra, pensando que se estaba comiendo a su hijo, Zeus. Rea se llevó entonces a Zeus a la isla de Creta y lo dejó con la diosa Amaltea y las Melias (ninfas del fresno).

Los dioses del Olimpo

La mitología nos cuenta que había doce dioses olímpicos en número, como eran Zeus, Poseidón, Hera, Afrodita, Atenea, Deméter, Apolo, Artemisa, Hefesto, Ares, Hermes y, por último, Hestia, que también era conocida como Dioniso.

La batalla olímpica

Zeus creció y sirvió en la corte de su padre como copero y se ganó la confianza de su padre, Cronos. Una vez que Cronos confió en él, Zeus puso en marcha un plan para emancipar a sus hermanos del vientre de su padre. Contó con la ayuda de su esposa, Metís, que le dio una poción que haría que Cronos vomitara a sus hijos. Zeus vertió la droga en una bebida y se la sirvió a Cronos, que vomitó todos los hijos de Rea que se había tragado.

La fuerza del olímpico

Zeus fue entonces al Tártaro y liberó a sus otros hermanos, los Hecantoquiros y los Cíclopes. Él reunió a sus hermanos, Entre los hermanos de Zeus se encontraban Poseidón, Deméter, Hades, Hera y Hestia.

La guerra comenzó y los Hecantochires con sus 100 manos Los cíclopes contribuyeron a la guerra forjando los famosos rayos y truenos de Zeus. Cronos convenció a todos sus hermanos para que se unieran a la lucha contra los olímpicos, excepto a Temis y a su hijo Prometeo. Atlas luchó valientemente junto a su hermano Cronos, pero no fueron rivales para los olímpicos.

La guerra legendaria en la mitología griega duró 10 años Hasta que los olímpicos derrotaron a los Titanes y les arrebataron el poder y la autoridad. Zeus envió a algunos de los Titanes a prisión en el Tártaro bajo la atenta mirada de los Hecantoquiros. Como líder de los Titanes, Zeus castigó a Atlas a sostener el cielo durante el resto de su vida. Sin embargo, otros relatos sugieren que Zeus liberó a los Titanes después de llegar al poder y asegurar su posición como dios principal.

Ver también: Catulo 64 Traducción

Derrota olímpica

Los olímpicos triunfaron al derrotar a Cronos, el líder de los Titanes y gobernante del cosmos. En primer lugar, fue Hades quien utilizó su oscuridad para robar las armas de Cronos, luego Poseidón cargó contra él con su tridente, lo que distrajo a Cronos. Mientras Cronos mantenía su atención en la carga de Poseidón, Zeus lo derribó con un rayo. Así, los dioses olímpicos ganaron la guerra y se hicieron cargo del cosmos.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuál es la diferencia entre titanes y olímpicos según Hyginius?

El autor latino Gaius Julius Hyginus tenía un relato diferente del antiguo mito griego y de cómo terminaba. Narró que Zeus deseaba a Io, la princesa mortal de Argos, y se acostó con ella. De la unión nació Epafo, que más tarde se convirtió en rey de Egipto. Esto provocó los celos de Hera, la esposa de Zeus, que conspiró para destruir a Epafo y derrocar a Zeus.

Ella quería restaurar el gobierno de Cronos, por lo que ella reunió a los otros Titanes y atacaron a los Olímpicos, Zeus, junto con Atenea, Artemisa y Apolo, defendió con éxito su territorio y arrojó a los Titanes derrotados al Tártaro. Zeus castigó entonces a Atlas por liderar la revuelta pidiéndole que sostuviera el cielo. Tras la victoria, Zeus, Hades y Poseidón se repartieron el cosmos y lo gobernaron.

Zeus tomó las riendas de el cielo y el aire Poseidón recibió como dominio el mar y todas las aguas de la tierra. Hades recibió como dominio el Inframundo, donde los muertos iban para ser juzgados, y gobernaba sobre él. Los dioses no tenían poder para interferir en los dominios de los demás, sin embargo, eran libres de hacer lo que quisieran en la tierra.

¿Cuál es el poema perdido de los Titanes contra los Olímpicos?

Existía otro poema que narraba la batalla épica entre los Titanes y los Olímpicos, pero se ha perdido. Se cree que el poema fue escrito por Eumelio de Corinto perteneciente a la familia real báquida de la antigua Corinto. A Eumelo se le atribuye la composición del Prosidón, himno de liberación del pueblo de Mesenia tras su independencia. Se han descubierto fragmentos de la batalla de titanes de Eumelo y los estudiosos han señalado que es diferente de la batalla de titanes de Hesíodo.

Muchos estudiosos creen que Titanes contra Olímpicos de Eumelus fue escrito a finales del siglo VII y estaba dividido en dos partes. La primera contenía la genealogía de los dioses, desde las divinidades primordiales hasta los olímpicos. Una diferencia notable en la primera parte era que Eumelio situaba el nacimiento de Zeus en el reino de Lidia en lugar de en la isla de Creta. La segunda parte del poema de Eumelio contenía a continuación la batalla de los titanes contra los olímpicos.

¿Cuál es la adaptación moderna de Titanes contra Olímpicos?

La adaptación más notable de la mitología griega es la película de 2011, Inmortales, producida por Gianni Nunnari, Mark Canton y Ryan Kavanaugh y dirigida por Tarsem Singh. La película Titans vs Olympians retrataba los acontecimientos después de que los Olímpicos hubieran derrotado a los Titanes y los hubieran encarcelado en el Tártaro. No se basaba en la guerra original entre los Titanes y los Olímpicos que tuvo como resultado la derrota y el encarcelamiento de los Titanes.

En la película, los olímpicos tenían ya encarceló a los Titanes pero su descendiente, Hiperión, buscó el arco de Epiro que era lo suficientemente poderoso como para sacarlos de su prisión. Hiperión finalmente puso sus manos en el arco, después de que fuera descubierto en lo profundo de un laberinto, y se dirigió al Monte Tártaro, donde estaban retenidos los Titanes, para liberarlos. Su objetivo era utilizar a los Titanes para derrotar a todos los pueblos de los alrededores y expandir su reino.

Hyperion fue capaz de romper la defensa de la montaña y sacó a los Titanes de su prisión. Los Olímpicos descendieron del cielo, liderados por Zeus, para luchar contra los Titanes, pero esta vez no fueron rivales para ellos. Los Titanes mataron a muchos de los Olímpicos excepto a Poseidón y Zeus, que sufrieron heridas importantes. Mientras los Titanes se acercaban a Zeus, éste hizo que la montaña se derrumbara matando a Hiperión y a sus hombres mientras ascendía al cielo sosteniendo el cuerpo sin vida de Atenea.

Conclusión

Zeus tenía la misión de liberar a sus hermanos del estómago de Cronos y vengar la muerte de su abuelo Urano, misión que desembocó en la batalla de los Titanes. Él vertió una poción, Poco después, Cronos vomitó a los hermanos de Zeus y, juntos, formaron el Olimpo y emprendieron la guerra contra los Titanes. Los Olímpicos también llamaron a sus otros hermanos, los Hecantoquiros y los Cíclopes, que Cronos había encarcelado en el Tártaro.

Los Hecantoquiros utilizaban su fuerza para lanzar pesadas piedras contra los Titanes, mientras que los Cíclopes forjaban armas para los Olímpicos. Hades, el hermano de Zeus, robó las armas de Cronos mientras Poseidón distraía a Cronos cargando contra él con su tridente. Zeus tuvo entonces la oportunidad de golpear a Cronos con sus rayos, que lo inmovilizaron. Así, los olímpicos ganaron la guerra y obtuvieron el control del universo con Zeus como rey.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.