Agamenón en La Odisea: la muerte del héroe maldito

John Campbell 28-07-2023
John Campbell

Agamenón en La Odisea es un personaje recurrente en forma de varios cameos a lo largo del Clásico de Homero. En su precursor, la Ilíada, Agamenón era conocido como el rey de Micenas, que hizo la guerra a Troya para apoderarse de la esposa de su hermano Menelao, Helena.

¿Quién es Agamenón en La Odisea?

Tras la caída de Troya, el rey Agamenón tomó a Casandra, la hija de Príamo y sacerdotisa de Troya, como parte del botín de guerra. Los dos navegaron de vuelta al reino, donde ambos encontraron la muerte a manos de la esposa de Agamenón, Clitemnestra, y su amante Egisto, hijo de Tiestes. En la Odisea, el espíritu fantasmal de Agamenón se aparece ante Odiseo en el reino de Hades, que le cuenta la historia de su asesinato y le advierte de los peligros de confiar en las mujeres.

El relato de la muerte de Agamenón se repetía constantemente en el Clásico Homérico como paralelo a la narración similar de Odiseo y Telémaco, el hijo de Odiseo. Para profundizar en esta conexión, primero debemos informarnos sobre la desafortunada muerte de Agamenón. Exploremos también las circunstancias anómalas del linaje de Atreo, también conocido como la maldición de la Casa de Atreo.

La muerte de Agamenón

Apenas en la tierra de Hades Odiseo se encontró con Agamenón, rodeado de sus aliados que perecieron junto a él, y se saludaron como viejos amigos. Odiseo preguntó si fue en el mar o en tierra donde murió el antiguo rey de Micenas. Agamenón explicó entonces el macabro giro de los acontecimientos tras la caída de Troya.

Junto con la sacerdotisa Casandra, navegó de vuelta al reino, donde Egisto, hijo de Tiestes, le invitó a su palacio para celebrar un banquete, en honor a sus logros en Troya. Durante el banquete, sin embargo, Agamenón fue emboscado y asesinado por Egisto. Sus hombres también fueron masacrados, mientras que su esposa, Clitemnestra, asesinó a Casandra sobre su cuerpo moribundo.

El motivo de Clitemnestra para esta traición surgió de Agamenón sacrificando a su hija Ifigenia. Sin embargo, también fueron los celos por la sacerdotisa Casandra y que Agamenón tuviera que ir a la guerra por la mujer de su hermano.

Fue a través de este relato que Agamenón aprovechó para advertir a Odiseo a la hora de confiar en las mujeres. Sin embargo, es también aquí donde él animó a Odiseo a volver con su esposa Penélope y preguntan por el paradero de Orestes, el hijo de Agamenón. Desconocían el destino de Orestes, aunque al principio de la Odisea se mencionaba su destino. Este giro sirvió de el clímax de los dos de estos hombres y los cuentos de sus hijos.

Ver también: La aliteración en Beowulf: ¿por qué hay tanta aliteración en la epopeya?

La maldición de la Casa de Atreo

Los orígenes familiares de la casa de Atreo estaban plagados de luchas y desgracias, junto con maldiciones de varios individuos a lo largo de muchas generaciones en la familia. Esta supuesta maldición comenzó con Tántalo, el bisabuelo de Agamenón. Él utilizó su favor con Zeus para poner a prueba la omnisciencia de los dioses al tratar de darles de comer a su hijo, Pélope mientras que intentando robar ambrosía y néctar.

Finalmente fue capturado y desterrado al Inframundo, donde fue severamente castigado. Tántalo fue obligado a ante un estanque que se evapora cada vez que intenta beber de él, mientras que un árbol frutal situado encima de él se aleja cada vez que coge su fruto. Así comenzó la serie de acontecimientos desafortunados que ocurrió en la casa de Atreo.

Ver también: Catulo 8 Traducción

El hijo de Tántalo, y ahora abuelo de Agamenón, Pélope, persuadió a Poseidón... concederle un carro para participar en una carrera para vencer a Oenomaus, el rey de Pisa, así como para ganar la mano de Hipodamia, su hija. Su amigo que ayudó a Pélope a ganar la carrera de cuadrigas, Mirtilo, intentó acostarse con Hippodamia Pélope arrojó a Mirtilo por un acantilado, pero no antes de que su amigo lo maldijera a él y a toda su estirpe.

Pélope e Hipodamía tuvieron muchos hijos, entre ellos el padre de Agamenón, Atreo, y su tío Tiestes. Pélope desterró a Atreo y Tiestes a Micenas. después de que ambos asesinaran a su hermanastro Crisipo. Atreo fue nombrado Rey de Micenas, sin embargo Tieste y la esposa de Atreo, Aerope, conspiraron más tarde para usurpar a Atreo, pero sus acciones fueron inútiles. Atreo entonces tuvo al hijo de Tieste matado y alimentado a su padre, mientras que Atreo se burlaba de él con los miembros cortados de su hijo ahora muerto.

Atreo y Aerope tuvieron tres hijos: Agamenón, Menelao y Anaxibia. La maldición de la casa de Atreo continúa extendiéndose incluso entre sus vidas. Agamenón se vio obligado a sacrificar a Ifigenia, su hija, para apaciguar a los dioses y permitir que su ejército zarpara hacia Troya.

En Áyax, de Sófocles, la armadura del guerrero caído Aquiles fue entregada a Odiseo por Agamenón y Menelao, amigo de Odiseo. Cegado por la rabia y los celos, Áyax enloqueció y masacró hombres y ganado, sólo para recurrir vergonzosamente al suicidio. Áyax maldijo a su muerte a los hijos de Atreo, a su línea familiar y a todo el ejército aqueo. El matrimonio de Menelao con Helena se ha tensado después de la Guerra de Troya, sin herederos.

A su regreso de Troya, Agamenón fue asesinado por Egisto, que se había convertido en amante de Clitemnestra mientras estaba fuera del reino durante la guerra. Siendo hijo de Tiestes y su hija Pelopia, Egisto se vengó de su padre matando a su hermano y a su hijo. Él y Clitemnestra entonces gobernó el reino durante un tiempo antes de que Orestes, hijo de Agamenón, vengara a su padre y matara tanto a su madre como a Egisto.

El papel de Agamenón en la Odisea

Agamenón fue considerado un poderoso gobernante y un capaz comandante de los ejércitos aqueos, Pero ni siquiera él pudo desafiar el destino que le aguardaba. La maldición que corre por sus venas era prueba de ello, y sólo a través de este ciclo de codicia y engaño pudo se ha buscado la desgracia y a sus allegados.

Sin embargo, hay una luz al final del túnel para él y sus descendientes. Tras la muerte de Agamenón, Orestes lo vengó a través de los extremos de Egisto y Clitemnestra ante la insistencia de su hermana Electra y Apolo. Luego vagó por la campiña griega durante muchos años mientras era continuamente perseguido por las Furias. Finalmente fue absuelto de sus crímenes con la ayuda de Atenea, que dispersó entonces el miasma venenoso de su linaje y así puso fin a la maldición de la casa de Atreo.

Este cuento sirve de un paralelismo recurrente entre Agamenón y Odiseo y sus respectivos hijos, Orestes y Telémaco. En su precursora, la Ilíada narraba la historia del rey Agamenón y las atrocidades cometidas en vida, y Odiseo siendo venerado por su sabiduría y astucia en la guerra. Y fue en su continuación, la Odisea, donde la historia de los dos padres se contó en paralelo a la de los dos hijos.

Los primeros capítulos de la Odisea narran la historia del joven Telémaco, decidido a buscar a su padre después de la guerra de Troya a la vez que mostraba las cualidades positivas de lo que debía ser un buen gobernante en ausencia de su padre. Ambos hijos fueron, de alguna manera, capaces de suceder a sus padres y se ganó el favor de la venerada diosa Atenea.

Por otra parte, Orestes era infamemente conocido en el comienzo de la Odisea como asesino no sólo de alguien, sino de su madre. Fue absuelto en lo que se conoció como uno de los primeros casos judiciales, y con la ayuda de Atenea, fue capaz de borrar la maldición del linaje de su familia.

Conclusión

Ahora que La sangrienta historia y muerte de Agamenón establecidos, repasemos los puntos críticos de este artículo.

  • Agamenón era el antiguo rey de Micenas, que hizo la guerra a Troya para apoderarse de la esposa de su hermano Menelao, Helena.
  • Odiseo y Agamenón eran amigos que se conocieron y lucharon en la guerra de Troya.
  • Agamenón en la Odisea es un personaje recurrente en forma de varios cameos a lo largo del Clásico de Homero.
  • Después de ganar la guerra, regresó a su reino, sólo para ser asesinado por su esposa y Egisto.
  • El desafortunado suceso sólo ocurrió debido a la maldición de la casa de Atreo.
  • Se encontró con Odiseo en el Inframundo y aprovechó la ocasión para narrarle su historia y advertirle sobre la necesidad de confiar en las mujeres.

En contraste con las historias de heroísmo y aventura de Odiseo y Telémaco, Agamenón y Orestes eran el de un ciclo interminable de sangre derramada y venganza. No se trata tanto de la aparición del propio Agamenón en el clásico, sino de las consecuencias de su muerte y del destino de todos sus descendientes.

Orestes era el vástago directo de aquel poderoso caudillo. Aunque reinició el ciclo matando a su madre para vengar a su padre caído, rompió el ciclo inmediatamente... mostrando remordimiento por sus acciones. Recurrió a la expiación vagando por el campo, perseguido por las furias. Atenea lo había llevado a la corte, donde fue entonces limpio de sus pecados y de la maldición y finalmente no ha traído ni venganza ni odio, sino justicia a su familia.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.