Un vistazo a los diferentes arquetipos de la Odisea

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

Existen tres tipos de arquetipos clave en la Odisea sirven para ilustrar diversos aspectos de la civilización de la Antigua Grecia. Se trata del héroe, el monstruo y la necesidad de amor. Cada uno de estos tres arquetipos cumple una función en la literatura y, a pesar de que sus definiciones cambian, tienen rasgos distintivos. Sigue leyendo para descubrir más.

¿Cuál es la definición de arquetipo en Odisea?

Los arquetipos en la Odisea son de muchos tipos, pero el tema de la la novela épica gira en torno al héroe principal, Odiseo, y sus aventuras en el viaje de vuelta a casa, a Ítaca.

Ver también: Dioses griegos y romanos: conoce las diferencias entre las deidades

Héroe

El arquetipo del héroe refleja la idea de los antiguos griegos amor por la aventura y las emociones fuertes. En la Odisea, hay dos tipos de arquetipos de personajes héroes: los héroes establecidos y los héroes iniciados. Normalmente, se trata de personajes que tienen linaje real o poseen una habilidad única, además de valentía.

Héroe consagrado

En Odisea el héroe establecido es Odiseo, quien poseía características que lo diferencian de todos los demás personajes. Él es de una familia real y es conocido por su valentía y determinación. Participó y se convirtió en uno de los héroes griegos de la Guerra de Troya del poema precuela, La Ilíada. Fue capaz de sobrevivir a diez años de brutales batallas y a otros diez de superar numerosos obstáculos en su viaje de regreso a casa.

Héroe Iniciado

Telémaco es el héroe iniciado. Puede que sus características sean incomparables a las de Odiseo, pero Telémaco se acercó tras ser motivado y guiado por Atenea, que tenía una apariencia disfrazada cuando se reunió con Telémaco.

Aunque aún no ha conocido a su padre, Telémaco se aseguró de cuidar de su patrimonio, Especialmente cuando su madre, Penélope, estaba ansiosa y disgustada. Se embarcó en su propia aventura para encontrar a su padre, del que creían firmemente que seguía vivo aunque llevara desaparecido casi veinte años.

Monstruo

Los arquetipos de monstruos simbolizados el amor de los griegos por el horror. El arquetipo de personaje monstruo se presenta como una criatura sobrenatural que provoca conflictos. En el poema épico La Odisea, los monstruos y criaturas mitológicas servían de antagonistas.

En La Odisea, hay un total de siete criaturas míticas que Odiseo encuentra a lo largo de su viaje: Circe, Cíclopes, Calipso, las Sirenas, los Comedores de Loto, Escila y Caribdis.

Aunque no todos tienen rasgos monstruosos, todos tienen algo en común: son representaban las luchas que Odiseo debe superar para continuar su viaje y alcanzar su objetivo final de volver a casa.

Anhelo de amor

También había historias de amor que demostraban que los griegos naturaleza emocional y apasionada. Todas las historias de amor demuestran también compasión y simpatía. Por ejemplo, el amor entre Odiseo y Penélope demuestra lealtad en el sentido de que, incluso después de casi 20 años sin noticias de Odiseo, Penélope sigue negándose a llorarlo y sigue creyendo que volverá a casa.

Otra historia es el amor egoísta de Calipso por Odiseo. Aunque es un amor no correspondido, Calipso demostró que ella aún quería lo mejor para Odiseo proporcionándole todo lo que necesitaba antes de zarpar.

El amor de padre e hijo se demostró entre Odiseo y Telémaco, que ha nunca conoció a su padre pero aún lo amaba lo suficiente como para suplir su ausencia y viajar a Pilos y Esparta, donde le informaron de que su padre estaba vivo.

Símbolos arquetípicos en la Odisea

Hay cuatro símbolos arquetípicos en la Odisea: el sudario de Laertes, el arco de Odiseo, el mar e Ítaca. Todos ellos representan algo muy importante para el protagonista que influye en sus acciones y dirige la historia a medida que se desarrolla.

El sudario que Penélope teje para Laertes, el enorme arco de Odiseo, el mar y la isla de Ítaca son ejemplos de ello. El manto que Penélope teje para el eventual funeral de su suegro Laertes representa su engaño en el trato con los pretendientes.

Sudario de Laertes

Laertes es el suegro de Penélope. El sudario o manto para el eventual funeral de Laertes es lo que Penélope teje en el día y se desenreda en la noche durante tres años. Simboliza el engaño de Penélope a sus pretendientes, ya que lo utilizó para retrasar su nuevo matrimonio al decir a sus pretendientes que elegiría marido cuando hubiera terminado de tejerlo.

Arco de Odiseo

El arco representa a Odiseo destreza física ya que era el único capaz de tensarlo al primer intento. Los pretendientes fueron incapaces de hacerlo, mientras que su hijo, Telémaco, lo pasó mal. Aunque Telémaco sí podía tensar el arco, le costó cuatro intentos.

En un mundo en el que la destreza física es uno de los factores más significativos para ser visto como un rey poderoso, el arco representa a Odiseo como el hombre capaz de gobernar Ítaca y es, por tanto, su legítimo rey.

El mar

Como el foco principal de la epopeya es el viaje de Odiseo, a lo largo del poema, el mar es un símbolo recurrente. Describe la extraordinaria historia de un hombre lleno de retos, triunfos y desamores.

La invocación de la ira del dios del mar, Poseidón, es un importante punto de inflexión en el poema. Debido a que Odiseo falta de criterio y actitud fanfarrona, no podía dejar de atribuirse el mérito de haber cegado al cíclope. No consideró la posibilidad de que el padre del cíclope Polifemo se enfureciera y afectara a su única ruta de regreso a casa: el mar.

En efecto, Poseidón se aseguró de prolongar el viaje de Odiseo dándole luchas que superar, incluyendo el envío de monstruos para derrotarlo.

Ítaca

Ítaca representa casa. Es un lugar donde Odiseo puede disfrutar de su condición de rey: su riqueza, su comida y, lo que es más importante, su familia. Ítaca simboliza el destino de la búsqueda, y llegar a él era conseguido superando muchas luchas.

Las luchas no terminaron cuando llegó a su propio hogar, sino que empezaron de nuevo. Al estar fuera durante 20 años sin noticias de que estuviera vivo, Odiseo debe demostrar que es quien dice ser. Además, la presencia de los agresivos pretendientes infiltrados en su casa no se lo puso fácil.

Necesitaba disfrazarse para entrar en su propia casa y reunir información sobre cómo atacar y deshacerse de ellos. Con la ayuda de su hijo, dos devotos pastores y el aliento de Atenea, Odiseo fue restaurado como rey de Ítaca.

¿Cuáles son los arquetipos de personajes en la Odisea?

Los tres arquetipos principales de la Odisea de Homero son el héroe, el monstruo y el anhelo de amor. También hay cinco arquetipos de personajes secundarios en la Odisea de Homero.

Mentor

En la historia, Atenea es el arquetipo de personaje mentor. Como esta diosa favorece a Odiseo, ella le guía y le ayuda Incluso se disfraza para relacionarse con Telémaco y convencerle de que visite Pilos y Esparta, donde puede enterarse de que su padre está vivo.

Ver también: Agamenón - Esquilo - Rey de Micenas - Resumen de la obra - Grecia Antigua - Literatura Clásica

Damisela en apuros/esposa leal

Penélope, la esposa de Odiseo, ha sido leal a él durante toda la historia. Sin embargo, se estresa cuando sus múltiples pretendientes, jóvenes solteros, se instalan en su residencia y compiten por su mano.

Villano

El antagonista divino del poema es Poseidón Poseidón, el dios del mar, se enfureció cuando Odiseo dejó ciego a su hijo, el cíclope Polifemo, por lo que siguió poniendo trabas a Odiseo enviándole tormentas y olas e incluso monstruos como Escila y Caribdis.

Tentadora

Circe y Calipso eran dos hermosas ninfas que se enamoraron de Odiseo. Utilizaron sus poderes mágicos para seducir y retener a Odiseo. Ambas se consideraban el arquetipo de personaje tentador y, aunque las dos eran bellas ninfas inmortales, sus intenciones y el trato que dispensaban a Odiseo eran diferentes.

Después de que Odiseo la conquistara, Circe hizo todo lo posible para ayudar a Odiseo. No sólo hizo que sus hombres dejaran de ser cerdos, sino que fue una gran amante para Odiseo, tanto que incluso después de un año de estancia, sus hombres necesitaba persuadirle para continuar su viaje.

Calipso por otro lado, cuando hizo no tener éxito al seducir a Odiseo, procedió a encarcelarlo en su isla. Sólo lo liberó cuando intervinieron los dioses Atenea y Zeus.

Asistencia divina

Aparte de Atenea, caracterizada como El mentor divino de Odiseo, También contaba con Hermes y Zeus como arquetipo de personaje de ayuda divina. Tras el convencimiento de Atenea, Zeus y los demás dioses olímpicos accedieron a ayudar a Odiseo ordenando su liberación de Calipso.

Preguntas frecuentes

¿Qué arquetipo es Odiseo en la Odisea?

Es el héroe principal.

¿Qué arquetipo es Penélope en la Odisea?

Penélope, en la Odisea, es el arquetipo de damisela en apuros y esposa leal.

¿Qué arquetipo es Atenea en la Odisea?

Atenea en la Odisea es el arquetipo de mentora y asistencia divina que guía a Odiseo.

Conclusión

Una de las historias de aventuras más prolíficas jamás escritas es la Odisea de Homero. Es una de las obras de la literatura antigua que se todavía muy leída por el público moderno simplemente por los arquetipos de la Odisea que están presentes en el poema épico. Veamos recapitular lo que hemos aprendido sobre ellos.

  • Los arquetipos son personajes o circunstancias recurrentes que pueden encontrarse en mitos, cuentos, música, literatura u otras formas de entretenimiento y que unen a los individuos fomentando un sentimiento de pertenencia. Son lo que hace que el público se relacione con los personajes o acontecimientos de la historia.
  • Hay tres tipos de arquetipos clave en la Odisea: el héroe, el monstruo y la búsqueda del amor.
  • La historia del poema gira en torno a las luchas a las que se enfrenta el héroe principal, Odiseo, en su viaje de regreso a casa. Con esto, también hay muchos arquetipos de personajes secundarios presentes a lo largo del poema.
  • Son el mentor (Atenea), la damisela en apuros (Penélope), el villano (Poseidón y los monstruos), la tentadora (Circe y Calipso) y la ayuda divina (Atenea, Zeus y Hermes).
  • Entre los símbolos arquetípicos figuran el sudario de Laertes, el arco de Odiseo, el mar e Ítaca.

La Odisea, una conocida obra literaria, contiene múltiples arquetipos fuertemente influenciados por la civilización griega, lo que hizo que fuera bien recibida y aplaudida por cualquiera que se cruzara con ella.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.