Alejandro y Hefestión: la antigua y controvertida relación

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

Alejandro y Hefestión son los mejores amigos y supuestamente amantes. Su relación ha sido tema de debate entre historiadores y filósofos. Sin embargo, la cuestión que se les plantea no tiene pruebas creíbles que vinculen a ambos romántica o sexualmente.

Hablemos y conozcamos más información sobre la historia que hay detrás de su grandeza y sepamos el verdadero resultado en lo que respecta a su relación.

Ver también: Diosa Oeno: la antigua deidad del vino

¿Quiénes son Alejandro y Hefestión?

Alejandro y Hefestión son rey y general del ejército, ya que Alejandro era el rey del reino macedonio desde los 20 años, y Hefestión era el general del ejército. Trabajaron y compartieron una increíble amistad juntos, y más tarde, Hefestión se casó con la hermana de Alejandro.

Los primeros años de Alejandro y Hefestión

Alejandro III era hijo y sucesor de su padre y el rey de Macedonia, Filipo II, y su madre fue Olimpia, la cuarta de las ocho esposas del rey Filipo II e hija del rey de Epiro, Neoptólemo I. Alejandro III nació en la capital del reino de Macedonia.

Sin embargo, se desconocía la edad exacta de Hefestión, ya que no existía ninguna biografía escrita sobre él. Muchos estudiosos supusieron que había nacido en el año 356 a.C., la misma edad que Alejandro. La única narración que se conserva de él es de el Romance de Alejandro. Un relato que dice que Alejandro navegaba con Hefestión a la edad de 15 años se convirtió en otra pista sobre Hefestión, lo que demuestra que tienen la misma edad y asisten juntos a las clases en Meiza bajo la tutela de Aristóteles.

Aunque las letras ya no existen hoy en día, el nombre de Hefestión se encontró en el catálogo de la correspondencia de Aristóteles, lo que implica que su contenido debió de ser significativo y que el propio Aristóteles quedó tan impresionado por su alumno que envió cartas para conversar con él mientras el Imperio de Alejandro se expandía.

Diversos relatos muestran que, desde sus primeros años de vida, Alejandro y Hefestión se conocieron y aprendieron filosofía, religión, lógica, moral, medicina y arte bajo la supervisión de Aristóteles en Mieza, en el Templo de las Ninfas, que parece haber sido su internado. Estudiaron junto con los hijos de nobles macedonios como Ptolomeo y Casandro, y algunos de estos estudiantes se convirtieron en los futuros generales y "Compañeros" de Alejandro, con Hefestión como líder.

Alejandro y Hefestión Juventud

En su juventud, Alejandro se relacionó con algunos exiliados de la corte macedonia porque eran protección del rey Felipe II ya que se opusieron a Artajerjes III, lo que más tarde se dice que influyó en algunos cambios en la administración del estado macedonio.

Uno de ellos era Artabazos II, junto con su hija Barsine, que entonces se convirtió en amante de Alejandro; Amminapes, que se convirtió en sátrapa de Alejandro; y un noble de Persia conocidos como Sisines, que compartían con la corte macedonia muchos conocimientos sobre temas persas. Residieron en la corte macedonia entre 352 y 342 a.C.

Mientras tanto, Hefestión sirvió en el servicio militar en su juventud, incluso antes de que Alejandro Magno se convirtiera en rey. De adolescente, hizo campaña contra los tracios, enviado en la campaña del Danubio del rey Felipe II en 342 a.C. y en la batalla de Queronea en 338 a.C. También fue enviado en algunas misiones diplomáticas importantes.

La vida temprana de Alejandro y Hefestión los preparó para gobernar inteligentemente el reino y servir en el ejército, y ya en su juventud, ellos y se hicieron amigos, que poco después se convirtió en romance en su edad adulta.

La carrera conjunta de Alejandro y Hefestión

En todas las campañas de Alejandro, Hefestión estuvo a su lado. Era el segundo al mando, el más leal y el amigo y general de mayor confianza en el ejército del rey. Su vínculo se hizo más fuerte mientras hacían campaña y luchaban contra distintos países y saboreaban la dulzura del éxito.

Cuando Alejandro tenía 16 años, gobernaba en Pella como regente mientras su padre dirigía un ejército contra Bizancio. Durante ese tiempo, el país vecino se sublevó, y Alejandro fue se vio obligado a reaccionar y se puso al frente de un ejército. Acabó derrotándolos y, para conmemorar su victoria, fundó en el lugar la ciudad de Alexandrópolis, que fue sólo la primera de sus muchas victorias.

Cuando el rey Filipo regresó, él y Alejandro dirigieron su ejército a través de las ciudades-estado griegas, donde lucharon contra las fuerzas combinadas de Tebas y Atenas. El rey Filipo dirigió el ejército frente a los atenienses, mientras que Alejandro con sus Compañeros, encabezados por Hefestión, tomó el mando de las tropas contra los tebanos. Se dice que la Banda Sagrada, un ejército tebano de élite compuesto por 150 amantes masculinos, fue abatida.

Alejandro se convirtió en rey

En 336 a.C., mientras asistía a la boda de su hija, el rey Felipe fue asesinado por Pausanias, al jefe de sus propios guardaespaldas y supuestamente su ex amante. Poco después, Alejandro sucedió en el trono a su padre a la edad de 20 años.

La noticia de la muerte del rey llegó a las ciudades-estado que habían conquistado, todas las cuales se sublevaron inmediatamente. Alejandro reaccionó tomando el título de "Comandante Supremo," Antes de dirigir la campaña a territorio persa, Alejandro aseguró las fronteras macedonias derrotando y reafirmando el control sobre los tracios, los getae, los ilirios, los taulanti, los triballi, los atenienses y los tebanos. También fue el momento en el que Alejandro dirigió la Liga de Corinto y utilizó su autoridad para lanzar el proyecto panhelénico predicho por su padre.

Ver también: Perses Mitología griega: Relato de la historia de Perses

A los dos años de ascender al trono, cruzó el Helesponto con un ejército de casi 100.000 soldados. También se desvió hacia Troya, escenario de la Ilíada de Homero, su texto favorito desde su juventud bajo la tutela de Aristóteles, donde Arriano relata que Alejandro y Hefestión depositaron una guirnalda en la tumba de Aquiles y Patroclo y corrieron desnudos para honrar a sus héroes muertos, lo que invitó a especular que ambos eran amantes.

Batallas juntos

Tras una serie de batallas, el Imperio macedonio bajo el liderazgo de Alejandro conquistó el Imperio aqueménida en su totalidad y derrocó a Darío III, A continuación, Alejandro conquistó Egipto y Siria, donde fundó la ciudad de Alejandría, su ciudad más exitosa, y fue declarado hijo del rey de los dioses egipcios, Amón.

Después de la batalla de Issus, en 333 a.C., se dice que Hefestión recibió la orden y la autorización de designar al trono el sidonio que consideraba más merecedor de ser nombrado para ese alto cargo. Alejandro también le confió el mando tras el asedio de Tiro en el 332 a.C.

En la batalla de Gaugamela, en 331 a.C., Alejandro sorprendió a Darío III en Mesopotamia y derrotó a su ejército, pero Darío III huyó de nuevo, donde fue asesinado por sus propios hombres. Cuando el ejército de Alejandro encontró su cadáver, se lo devolvió a su madre, Sisygambis, para que fuera enterrado en las tumbas reales junto a sus predecesores.

A pesar de que Alejandro triunfó en numerosas campañas y se hizo con el control de la mayor parte de la actual Grecia, Egipto, Siria, los Balcanes, Irán e Irak, seguía decidido a llegar al Ganges en la India. Sin embargo, sus tropas llevaban ocho años en marcha y querían volver a casa, todo ello bajo el mando de su mejor amigo y general del ejército, Hefestión.

Finalmente, Alejandro aceptó su derrota frente a sus tropas, que se negaron a continuar la campaña y decidieron dirigirse a Susa. Allí, Alejandro ofreció un banquete a su numeroso ejército, acompañado de una masa Hefestión se casó con una noble persa para tender puentes entre sus dos imperios.

El Greif de Alejandro por la pérdida de Hefestión

Después de la fiesta en Susa, Alejandro partió hacia Ectabana, y durante ese tiempo, Hefestión cayó enfermo. Tuvo una fiebre que duró siete días, pero se dijo que haría una recuperación completa, Durante su ausencia, se dice que Hefestión empeoró repentinamente después de comer y murió.

Según algunos relatos, Hefestión murió envenenado, como motivo para herir al Gran Rey, o la fiebre que padeció pudo ser tifoidea y le causó la muerte por hemorragia interna. Fue incinerado, y tras lo cual, sus cenizas fueron llevadas a Babilonia y honradas como héroe divino. El rey se refirió a él como "el amigo que valoraba como mi propia vida".

Dejando a Alejandro sumido en el dolor, el rey sufrió un colapso mental, se negó a comer o beber durante días y no prestó atención a su aspecto personal, sino que se lamentó en silencio o yacía en el suelo gritando Plutarco describió que el dolor de Alejandro era incontrolable. Ordenó que se raparan las crines y las colas de todos los caballos, mandó demoler todas las batallas y prohibió las flautas y cualquier otro tipo de música.

La muerte de Alejandro

En el 323 a.C., Alejandro murió en la ciudad de Babilonia, Existen dos versiones distintas sobre la muerte de Alejandro: según Plutarco, Alejandro tuvo fiebre después de recibir al almirante Nearco y pasar la noche bebiendo con Medio de Larisa al día siguiente; esta fiebre empeoró hasta que fue incapaz de hablar.

En otro relato, Diodoro describió que, después de que Alejandro bebiera un gran tazón de vino en honor de Heracles, experimentó un dolor extremo, seguido de 11 días de debilidad. No murió de fiebre, sino de murió tras una agonía. Tras su muerte, el Imperio macedonio acabó desmoronándose a causa de las Guerras de Diadoco, que marcaron el inicio del periodo helenístico.

Legado

La difusión y combinación de las culturas del greco-budismo y el judaísmo helenístico constituyen el legado de Alejandro. También fundó la ciudad más importante de Egipto, la ciudad de Alejandría, junto con otras ciudades que recibieron su nombre.

El dominio de la civilización helenística se extendió hasta el subcontinente indio. Se desarrolló a través del Imperio Romano y la cultura occidental, donde la lengua griega se convirtió en la lengua común o lingua franca, además de convertirse en la lengua predominante del Imperio bizantino hasta su desintegración a mediados del siglo XV d.C. Todo ello gracias a que tuvo a su lado en todo momento a su mejor amigo y jefe del ejército, Hefestión.

Los logros militares de Alejandro y éxito duradero Sus tácticas se han convertido en un importante tema de estudio en las academias militares de todo el mundo hasta el día de hoy.

En particular, la relación de Alejandro y Hefestión dio lugar a numerosas acusaciones y especulaciones que interesaron a diferentes autores de la Antigüedad y la Edad Moderna para escribir sobre sus historias y dan lugar a un género diferente de la literatura.

La relación entre Alejandro y Hefestión

Algunos eruditos modernos sugirieron que, aparte de ser amigos íntimos, Alejandro Magno y Hefestión también fueron amantes. Sin embargo, lo cierto es que hay ninguna prueba creíble que los vincule sentimentalmente Incluso las fuentes más fiables se refieren a ellos como amigos, pero hay pruebas circunstanciales que sugieren que estaban muy unidos.

Relación Narración

La relación entre Alejandro y Hefestión fue descrita como profunda y significativa. Según un relato, Hefestión era "con diferencia el más querido de todos los amigos del rey; se había criado con Alejandro y compartía todos sus secretos", y su relación duró toda la vida. Aristóteles llegó a describir su amistad como "una sola alma habitando en dos cuerpos".

Alejandro y Hefestión tenían un fuerte vínculo personal. Hefestión era el confidente y el amigo más íntimo de Alejandro. Trabajaban como socios y siempre estaban el uno al lado del otro. Siempre que Alejandro necesitaba a dividir sus ejércitos, delegó la otra mitad en Hefestión. El rey recurrió a la consulta de sus oficiales superiores pero, sólo con Hefestión hablaría en privado. Éste demostró una lealtad y un apoyo incuestionables ya que el rey confiaba y se apoyaba en él.

Relaciones en la biografía de Alejandro

Aunque ninguno de los biógrafos que se conservan de Alejandro mencionó nunca a Hefestión como algo más que amigo de Alejandro, el epíteto de Hefestión dado por el propio Alejandro fue "Philolexandros." "Philos" era la palabra griega antigua para designar a un amigo, que también se refería a los amantes en el sentido sexual.

Arriano, Curcio y Diodoro aportaron una prueba circunstancial: cuando la reina persa Sisygambis se arrodilló por error ante Hefestión en lugar de ante Alejandro, éste perdonó a la reina diciéndole: "No te has equivocado, madre; este hombre también es Alejandro". Otra fue cuando Hefestión respondía a la carta de la madre de Alejandro, escribió: "sabes que Alejandro significa para nosotros más que cualquier cosa".

Hefestión fue el primer portador de la antorcha nupcial de Alejandro en el cuadro pintado por Aetion. Esto implica no sólo su amistad, sino también su apoyo a la política de Alejandro. Su relación fue incluso comparada con la de Aquiles y Patroclo. Hammond concluye sobre su romance: "No es sorprendente que Alejandro estuviera tan unido a Hefestión como Aquiles a Patroclo".

Relación amorosa

Según Arriano y Plutarco, hubo una ocasión en la que ambos se identificaron públicamente como Aquiles y Patroclo. Cuando Alejandro dirigió un gran ejército para visitar Troya, colocó a una guirnalda en la tumba de Aquiles, y Hefestión hizo lo mismo en la tumba de Patroclo. Corrieron desnudos para honrar a sus héroes muertos.

Sin embargo, según Thomas R. Martin y Christopher W. Blackwell, esto no significa que Alejandro y Hefestión estuvieran emparentados con Aquiles y Patroclo en términos de mantener una relación homosexual porque Homero nunca insinuó que Aquiles y Patroclo tuvieran una relación sexual.

Cuando Hefestión murió, Alejandro se refirió a él como "el amigo que valoraba como mi propia vida". Llegó a sufrir un colapso mental, se negó a comer o beber durante días, no prestó atención a su aspecto personal sino que se lamentó en silencio o se tiró al suelo gritando y cortándose el pelo.

Plutarco describió que la pena de Alejandro era incontrolable. Ordenó que las crines y las colas de todos los caballos ordenó la demolición de todas las batallas y prohibió las flautas y cualquier otro tipo de música.

Libros de Alejandro y Hefestión

Como su controvertida relación es un tema muy debatido, muchos autores se interesaron por su misterio y escribieron libros contando sus historias. Entre los más populares se encontraba Mary Renault, una escritora inglesa muy conocida por sus novelas históricas ambientadas en la antigua Grecia. Sus obras tratan sobre amor, sexualidad y preferencia de género, con personajes abiertamente homosexuales, por la que ha recibido varios premios y honores tanto en vida como tras su muerte.

La novela histórica más exitosa y famosa de Renault fue "La trilogía de Alejandro". que incluye: Fuego del cielo, escrita en 1969, sobre la infancia y juventud de Alejandro Magno; El muchacho persa, escrita en 1972 y best seller entre la comunidad gay, donde se inmortalizó el amor entre Alejandro y Hefestión; y Juegos fúnebres, novela de 1981 sobre la muerte de Alejandro y la desintegración de su imperio.

Otras novelas históricas sobre Alejandro escritas por Jeanne Reames fueron Bailando con el León y Bailando con el León: Ascenso bajo los géneros de ficción histórica, novela romántica y ficción gay. Estos libros abarcan la vida de Alejandro desde su infancia hasta el momento en que se convirtió en regente. En 2004, Andrew Chugg escribió The Lost Tomb of Alexander the Great (La tumba perdida de Alejandro Magno), y en 2006 se publicó su libro titulado Alexander's Lovers (Los amantes de Alejandro), que a menudo se confunde con Alexander's Lover (El amante de Alejandro).

Michael Hone también es autor del libro Alejandro y Hefestión, basado en testigos que estaban vivos en la época de Alejandro y Hefestión, entre ellos Teopompo, Demóstenes y Calístenes, así como historiadores posteriores como Arriano, Justino, Plutarco y otros.

Conclusión

La historia de Alejandro Magno y Hefestión fue la de una amistad infantil que se convirtió en amor, confianza, lealtad y romance que se puso a prueba a través de las dificultades de la campaña y la lucha.

  • Alejandro Magno es considerado uno de los más grandes y exitosos generales militares del mundo.
  • Hefestión era el mejor amigo, confidente y segundo al mando de Alejandro.
  • Su notable cercanía dio lugar a acusaciones de que eran amantes.
  • Se han escrito numerosas novelas históricas sobre su historia.
  • La historia de Alejandro y Hefestión sigue siendo tema de debate entre historiadores y filósofos.

Se trata de una relación a prueba de fuego y de tiempo. admirable y fascinante al mismo tiempo.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.