El destino en la Ilíada: análisis del papel del destino en el poema épico de Homero

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

El destino en la Ilíada explora la relación entre los dioses y sus homólogos humanos. En algunas circunstancias, los dioses interfieren en las acciones humanas, mientras que los humanos exhiben libre albedrío en otros escenarios.

Además, participar en interpretar el destino son los distinguidos videntes que cumplen con su deber observando signos y presagios para predecir el futuro. Sigue leyendo este artículo, ya que explorará algunos ejemplos del destino en el poema de Homero.

¿Qué es el destino en la Ilíada?

El destino en la Ilíada es cómo determinan los dioses el destino de los personajes La Ilíada en sí ya se considera predestinada, pues es una historia antigua que se ha transmitido de generación en generación.

Zeus y el destino en la Ilíada

Aunque las demás deidades desempeñan un papel en la determinación del destino de los personajes del poema, la responsabilidad última recae directamente sobre los hombros de Zeus. Al comienzo de la guerra de Troya, los dioses del Olimpo toman partido y intentar influir en el resultado de la guerra a través de sus numerosas acciones.

Zeus, sin embargo, simboliza al juez imparcial que se asegura de que la guerra siga su curso destinado. Él es el pacificador que mantiene el orden en ambos bandos de la guerra e impone disciplina entre los dioses.

Las deidades también lo reconocen, por eso piden permiso a Zeus antes de interferir en la guerra. Su propia esposa y reina de los dioses, Hera, que apoya a los griegos, pregunta a Zeus si puede reiniciar la guerra para asegurar el saqueo de Troya.

Tetis, la ninfa, también pide permiso para inclinar la balanza a favor de los Troyanos. Todo esto ilustra el hecho de que Zeus es la deidad todopoderosa que tiene la última palabra cuando se trata del destino.

Sabiendo esto, algunas deidades trató de engañar a Zeus Un buen ejemplo es cuando Hera seduce a Zeus para dar ventaja a los griegos durante la guerra.

Sin embargo, Zeus intenta ser justo y mantener un equilibrio perfecto, aunque eso signifique perder a su hijo Sarpedón en el conflicto. El papel de Zeus era asegurar que el destino de los personajes y la guerra se cumplieran, aunque eso le trajera mucho dolor.

El destino de Aquiles en la Ilíada

Aquiles entra en la guerra de Troya sabiendo muy bien que le espera la muerte, pero no permite que eso le disuada. Su madre le permitirá elegir entre una larga vida sin gloria o una corta vida llena de gloria con su nombre cimentado en los anales de la historia. Aunque al principio elige la larga vida sin gloria, su la muerte de su mejor amigo a manos de Hektor Así, muchos piensan que Aquiles controla completamente su destino y puede elegir a su antojo.

Sin embargo, otros estudiosos creen que los dioses habían destinado a Aquiles a elegir una vida corta y gloriosa. Opinan que los dioses pusieron en marcha intencionadamente ciertos acontecimientos para asegurarse de que Aquiles regresara al campo de batalla.

Según ellos, los dioses pretenden para castigar a Aquiles por su arrogancia (orgullo excesivo) Esto explica por qué los dioses dirigen una flecha, que no habría alcanzado a Aquiles, al punto exacto de su talón, donde es más vulnerable.

Sin embargo, algunos creen que el destino de Aquiles roza lo controlable y lo incontrolable. Por un lado, él controla cuánto tiempo quiere vivir; por otro, los dioses deciden su destino. No obstante, podría haberse mantenido al margen de la guerra, pero la muerte de su amigo y el regreso de su esclava le obligó a ello.

Probablemente, Aquiles sopesó las dos opciones y decidió que ambas acabarían en la muerte, sólo que una llegaría antes pero con gloria, y la otra llegaría más tarde y acabaría en la oscuridad. Así, eligió la primera.

El destino de Héctor en la Ilíada

Hektor no puede permitirse el lujo de elegir qué destino quiere que le aguarde. No tiene la menor idea de lo que le espera. Va a la batalla con honor, aceptando lo que el destino le depare. Su esposa le dice que morirá, pero él le recuerda su responsabilidad de mantener a Troya a salvo.

Durante la batalla, Héctor se encuentra con Patroclo, al que mata antes de morir, y profetiza la muerte de Hektor a manos de Aquiles. Sin embargo, esto no disuade a Hektor, que espera fuera de las murallas de Troya a su enemigo, Aquiles, mientras los demás guerreros troyanos corren hacia la ciudad. Enfrentado a Aquiles, La fuerza y el coraje de Hektor le fallan mientras se da la vuelta para correr con Aquiles en acalorada persecución tres veces alrededor de la ciudad. Finalmente, Hektor logra reunir algo de valor y se enfrenta a su adversario.

Los dioses desempeñan un papel su destino condenado cuando Atenea se disfraza de Deífobo, hermano de Hektor, y acude en su ayuda, lo que da a Hektor una momentánea inyección de confianza y lanza una lanza contra Aquiles, pero falla.

Ver también: Personajes de Beowulf: Los principales protagonistas del poema épico

Sin embargo, se da cuenta de que su destino ha llegado cuando se vuelve para recuperar más lanzas pero no encuentra a nadie, pues la disfrazada Atenea le ha abandonado. El destino de Hektor está grabado en piedra y no hay nada que pueda hacer al respecto, pero lo más admirable es que acepta su destino con notable calma.

Ver también: Hesíodo - Mitología griega - Grecia antigua - Literatura clásica

El destino de París en la Ilíada

A diferencia de Hektor y Aquiles, se conoce el destino de París Según la Ilíada, la madre de Paris, Hécuba, sueña con su futuro hijo portando una antorcha y consulta al vidente Esaco, quien adivina que el niño traerá grandes problemas a la tierra de Troya que culminarán con el saqueo de Troya. Para evitar que se cumpla la funesta profecía, Hécuba y su marido, el rey Príamo, entregan el niño a un pastor para que lo mate.

Incapaz de llevar a cabo el malvado acto, el pastor abandona al niño en una montaña para que muera, pero el destino hace que Paris sea encontrado y criado por un oso. El pastor regresa y ve al niño vivo y lo toma como una señal que los dioses quieren que viva.

Lleva al niño a su casa y regala una lengua de perro al rey Príamo y a su esposa. como señal de la muerte del niño El niño, Paris, se embarca en muchas aventuras, pero sobrevive a todas porque su destino no se ha cumplido.

De hecho, al no estar predestinado a morir durante la guerra de Troya, Paris sobrevive a ella incluso cuando casi pierde la vida a manos de Menelao. Cuando Menelao está a punto de asestar el golpe mortal, la diosa Afrodita susurra a París El destino de Paris en la Ilíada se considera mejor que el de su hermano, Hektor, que vive una vida corta y deja tras de sí una esposa y un hijo, Astyanax. No parece justo, pero así es como opera el destino tanto en las obras literarias griegas como en la vida real.

Destino y libre albedrío en la Ilíada

Aunque parezca que toda la historia de la Ilíada está predestinada y que los personajes no tienen libre albedrío, no es así. Homero equilibra delicadamente el destino con el libre albedrío como los dioses no obligan a elegir en los personajes.

Los personajes son libres de elegir lo que quieran, pero sus elecciones tienen consecuencias. Uno de los ejemplos de libre albedrío en la Ilíada es cuando a Aquiles se le da la oportunidad de elegir entre una larga vida sin gloria y una corta vida gloriosa.

Al principio eligió lo primero, pero su propia inclinación por la venganza le llevó a lo segundo. Incluso tras la muerte de su mejor amigo, podría haber optado por mantenerse al margen de la guerra, pero decidió unirse a ella. Las decisiones de Aquiles no le fueron impuestas... ...tomó libremente la decisión que le condujo a su destino final.

Conclusión

A lo largo de este artículo, hemos estudiado uno de los temas más destacados de la Ilíada y considerado algunos ejemplos primordiales del destino en el poema épico. He aquí un resumen de todo lo que hemos estudiado:

  • El destino se refiere a cómo las deidades ordenan los acontecimientos para que se cumpla el destino de un mortal y a las acciones que el hombre emprende para acelerarlo.
  • Zeus tiene la última palabra a la hora de determinar el destino y también es responsable de hacerlo cumplir y de asegurarse de que las deidades no vayan en contra de él.
  • Aunque los personajes de la Ilíada están predestinados, conservan la capacidad de elegir, como demuestra Aquileo cuando elige una vida corta y llena de honor en lugar de una larga e ingloriosa.
  • Otros personajes como Hektor, Paris y Agamenón también tomaron decisiones, pero finalmente no pudieron escapar a su destino.
  • Homero equilibra delicadamente la balanza entre el destino y el libre albedrío al ilustrar que las elecciones de los mortales no son forzadas, sino que se hacen libremente.

El destino en el ensayo de la Ilíada nos muestra que aún tenemos una mano en nuestro destino y nuestras acciones nos conducen gradualmente a nuestros destinos.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.