El orgullo en la Ilíada: el tema del orgullo en la sociedad griega antigua

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

El orgullo en la Ilíada, escrito por Homero, trataba de los logros heroicos de los guerreros en el campo de batalla y de cómo serían recordados en los años venideros. Sin embargo, en la antigua sociedad griega, el orgullo se consideraba como una cualidad admirable, y las personas que mostraban excesiva humildad eran vistas como débiles.

Siga leyendo este artículo el tema del orgullo y examinar ejemplos del rasgo de carácter en el poema épico de Homero.

Ver también: Catulo 3 Traducción

¿Qué es el orgullo en la Ilíada?

El orgullo en la Ilíada se refiere al rasgo de carácter que impulsa a la acción a casi todos los personajes masculinos. El orgullo, cuando se controla, es admirable, pero el orgullo excesivo puede llevar a la perdición, como se demuestra en la Ilíada. Héctor, Odiseo, Protesilao y Aquiles mostraron un orgullo que es negativo en la sociedad actual.

El tema del orgullo en la sociedad griega antigua

Como ya se ha dicho, los antiguos griegos consideraban que el orgullo como rasgo de carácter positivo porque era una sociedad guerrera y, como tal, el orgullo era el ímpetu de cada guerrero. Era la fuerza que impulsaba a cada guerrero a darlo todo o nada en el campo de batalla en defensa de su ciudad-estado.

El orgullo iba de la mano de la gloria y el honor, por eso muchos de los personajes principales lo colocaron por encima de sus propias vidas Aunque era un rasgo positivo del carácter, su exceso causó la destrucción de la mayoría de los personajes principales del poema.

El orgullo excesivo se conocía como hubris y se definía como desafiar a los dioses debido a la creencia de uno en sus propias habilidades. Un ejemplo paradigmático fue cuando Atenea dotó a Diomedes de una fuerza sobrehumana, pero le advirtió que no la utilizara contra los dioses, excepto Afrodita.

La nueva fuerza de Diomedes le ayudó a derrotar a todos los mortales Incluso luchó contra la diosa Afrodita y tuvo éxito, pero su orgullo le llevó a luchar contra Apolo a pesar de la advertencia.

Estuvo a punto de perder la vida salvo por la misericordia de Apolo, que sólo utilizó unas palabras para dejar impotente al orgulloso Diomedes Aunque el dios de la profecía se apiadó de Diomedes y le perdonó la vida, no todos los personajes del poema gozaron de tal clemencia.

Al mismo tiempo, personajes como Protesilao, Aquileo y Héctor sufrieron la muerte como resultado de su extremo orgullo Así, los griegos creían que el orgullo era bueno porque alimentaba el ego y sacaba lo mejor de uno mismo, pero que un exceso de orgullo estaba mal visto.

El orgullo de Aquiles en la Ilíada

Existen varios ejemplos del orgullo de Aquiles Los troyanos temían a Aquiles y su sola presencia bastó para que la guerra se decantara a favor de los griegos.

No es de extrañar que cuando los griegos estaban perdiendo la guerra, Patroclo pidió a Aquiles su armadura sólo para infundir miedo en los corazones de los troyanos. Su plan funcionó a la perfección como los troyanos comenzaron a perder la guerra una vez que vieron la armadura de Aquiles, pensando que era el propio Aquileo.

Ver también: El cristianismo en Beowulf: ¿es el héroe pagano un guerrero cristiano?

El primer ejemplo lo encontramos en el Libro Primero, donde la ira de Aquiles en la Ilíada se revela a través de su disputa con su líder, Agamenón, por su preciado bien, que era una esclava. Según la historia, los griegos acababan de saquear una ciudad cercana a Troya y habían saqueado varias de sus propiedades, incluidos los esclavos. Agamenón se llevó a una esclava llamada Criseida, hija del sacerdote de laciudad, Chryses. Achilleus, por otro lado, terminó con Briseida otra esclava.

Sin embargo, Agamenón tuvo que devolver a Criseida a su padre para detener la plaga que había caído sobre el ejército griego como consecuencia de que él se llevara a Criseida. Agamenón, por tanto, tomó el premio de guerra de Aquiles como sustituto, lo que enfureció a Aquiles.

Aquiles entregó a regañadientes su preciado bien a su líder, Agamenón, pero juró no volver a luchar por los griegos contra los troyanos. Como reza una de las citas sobre el orgullo de Aquiles en la Ilíada: "Y ahora mi premio me amenazas en persona con despojarme... No me importa seguir aquí deshonrado y amontonar tus riquezas y tu lujo...".

Consideraba a la esclava como un monumento de su éxito en la campaña anterior y la veía como su orgullo y gloria. Fiel a sus palabras, Aquiles no luchó contra los troyanos y el ejército griego sufrieron grandes bajas. Aquileo rechazó varias súplicas, incluida la de un enviado de destacados guerreros como Odiseo y Áyax el Grande, y sólo necesitó la muerte de su mejor amigo y la recuperación de su orgullo para volver al campo de batalla.

El orgullo de Protesilao

Al principio de la guerra, todos los guerreros griegos se negaron a desembarcar de sus naves debido a una profecía según la cual el primero en pisar suelo troyano moriría.

Protesilao consideraba que su vida no valía nada y creía que su muerte dejaría su nombre en los anales de la historia griega. Por lo tanto, con orgullo, Protesilao saltó de la nave, mató a algunos troyanos y murió a manos del mayor guerrero troyano, Héctor.

Las acciones de Protesilao le valieron un lugar en la mitología y la religión griegas, ya que en Grecia se desarrollaron varios cultos en torno a su figura. Tuvo templos con su nombre y se celebran festivales religiosos en su honor, lo que le llenó de orgullo.

El orgullo de Héctor

Héctor era el troyano más fuerte del poema y, al igual que su némesis Aquiles, tenía que defender su honor. Se dice que un gran poder conlleva una gran responsabilidad y, por tanto, llevar el título del "mayor guerrero troyano" La reputación de Héctor estaba en juego.

Por ello, se sintió orgulloso de dirigir a sus tropas en la batalla, pues sabía que la gloria le aguardaba al final de la guerra. Aunque su esposa y su hijo intentaron disuadirle de luchar, el orgullo de Héctor le espoleó.

Incluso cuando se enteró de que sería asesinado por Aquiles, Hektor no conocía la retirada ni la rendición. Prefería morir en el campo de batalla que en la comodidad de su hogar, donde no había honor. Héctor mató a varios guerreros griegos, incluido Protesilao, y sólo cayó ante el guerrero más fuerte de ambos bandos, Aquiles. Para él, la vida después de la muerte en la Ilíada tenía más importancia que la vida presente.

El orgullo de Menelao

La ignición de toda la guerra fue el orgullo herido de Menelao Helena de Troya. Helena era conocida como la mujer más bella de toda Grecia y era el orgullo del rey Menelao de Esparta. Como ya hemos visto, las mujeres eran vistas como propiedades y poseer una, especialmente la más bella, era un honor para un hombre. Así, cuando Helena fue raptada por Paris, Menelao reunió un enorme ejército sólo para recuperarla y restaurar su orgullo.

A pesar de que la guerra se prolongó durante 10 años, Menelao nunca se rindió, ya que no quería otra cosa que restaurar su honor. Estaba dispuesto a sacrificar enormes recursos y la vida de sus hombres para recuperar a Helena. Eventualmente, Menelao tuvo su orgullo restaurado como Helen fue devuelto a él Sin el orgullo de Menelao, la historia de la Ilíada probablemente no se habría producido.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Había amistad en la Ilíada?

Sí, aunque el orgullo impulsó a los guerreros a luchar, hubo circunstancias en las que dejaron de lado las hostilidades y tendieron una mano de amistad. Un ejemplo de ello fue la escena entre Héctor y Áyax el Grande. Cuando los dos grandes guerreros se enfrentaron, no hubo un resultado concluyente, ya que ambos estaban igualados. Así, en lugar de luchar por su orgullo, Áyax y Hektor se lo tragaron y se hicieron amigos.

Los dos guerreros incluso intercambiaron regalos como muestra de su compenetración, que contrastaba con el odio entre los dos bandos. El odio de la Ilíada se apaciguó temporalmente en esta escena, ya que ambos bandos se tomaron un tiempo fuera del campo de batalla.

Conclusión

Este ensayo sobre la Ilíada tiene exploró el tema del orgullo y ha dado varias ilustraciones del orgullo en el poema épico de Homero. He aquí un resumen de todo lo que se ha tratado en este artículo:

  • El orgullo son los logros heroicos de los guerreros en el campo de batalla y cómo serían recordados.
  • La antigua sociedad griega consideraba que el orgullo era un rasgo de carácter admirable, pero desaprobaba la arrogancia, es decir, el orgullo excesivo.
  • Los principales personajes masculinos del poema exhiben un orgullo que también sirve de combustible para la trama de la Ilíada.
  • Aunque el orgullo recorre a todos los guerreros griegos, algunos de ellos se lo tragaron en aras de la amistad.

El orgullo era como la religión en la Ilíada, con el honor y la gloria como deidades. Aunque la sociedad actual considera el orgullo como un vicio En la época guerrera de los griegos, era una virtud que poseía todo guerrero.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.