La arrogancia en La Odisea: la versión griega de Orgullo y prejuicio

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

Hubris en La Odisea y otra literatura griega desempeña un papel vital. En cierto modo, Homero La Odisea sirvió de advertencia a los antiguos griegos, advirtiéndoles de que las consecuencias de la arrogancia podían ser devastadoras, incluso fatales.

¿Qué es la arrogancia y por qué Homero predicó tan enérgicamente contra ella?

Siga leyendo para descubrirlo.

¿Qué es la arrogancia en La Odisea y en la Antigua Grecia?

En La Odisea y la sociedad griega antigua, el acto de arrogancia era uno de los mayores pecados imaginables. En inglés moderno, la arrogancia suele equipararse al orgullo En Atenas, la arrogancia se consideraba un delito.

Para los griegos, la arrogancia era un exceso malsano de orgullo, un engreimiento que llevaba a la jactancia, al egoísmo y, a menudo, a la violencia Las personas con una personalidad arrogante podían intentar parecer superiores insultando o humillando a los demás. Estas acciones solían ser contraproducentes. El acto más peligroso de arrogancia era desafiar a los dioses o no mostrarles el debido respeto.

Originalmente, hubris era un término utilizado para describen el orgullo desmedido por la guerra El término describía a un conquistador que se burlaba del oponente derrotado, mofándose de él y profiriendo insultos para avergonzarlo.

Ver también: Sátira III - Juvenal - Antigua Roma - Literatura Clásica

Con demasiada frecuencia, cuando un duelo acababa en muerte, el vencedor mutilaba el cadáver del adversario, lo que era una desgracia tanto para el vencedor como para la víctima Un buen ejemplo de este tipo de arrogancia se encuentra en la obra de Homero La Ilíada cuando Aquiles conduce su carro alrededor de las murallas de Troya, arrastrando el cadáver del príncipe Héctor.

Ejemplos de arrogancia en La Odisea

Hay numerosos ejemplos de arrogancia en La Odisea. Aunque Homero utilizó muchos temas diferentes, el orgullo era lo más importante De hecho, todo el calvario no habría ocurrido sin la arrogancia de Odiseo.

A continuación se exponen algunos de los casos de arrogancia en La Odisea, analizados en detalle más adelante en este artículo:

  • Los pretendientes de Penélope alardean, presumen y se hacen mujeres.
  • Odiseo no honra a los dioses por la victoria sobre los troyanos.
  • Odiseo y sus hombres masacran a los Cicones.
  • Odiseo se burla de Polifemo, el cíclope.
  • Odiseo soporta las voces de las sirenas.

Se puede observar que los personajes con arrogancia casi siempre sufren de alguna manera a causa de sus acciones. El mensaje de Homero es tan claro como el del libro bíblico de Proverbios: " Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu. ."

Los pretendientes de Penélope: la personificación de la arrogancia y el precio final

La Odisea se abre cerca del final del cuento durante una escena de gran arrogancia Penélope y Telémaco, la esposa y el hijo de Odiseo, se convierten en anfitriones involuntarios de 108 hombres alborotadores y arrogantes. Después de que Odiseo se haya ido durante 15 años, estos hombres empiezan a llegar a la casa de Odiseo e intentan persuadir a Penélope para que se case de nuevo. Penélope y Telémaco creen firmemente en el concepto de xenia, u hospitalidad generosa, por lo que no pueden insistir en que los pretendientes se vayan.

Los pretendientes de Penélope Tratar la hacienda de Odiseo como botín de guerra y a la familia y criados de Odiseo como pueblos conquistados. No sólo exhiben mala xenia, sino que se pasan el día presumiendo y discutiendo sobre cuál de ellos sería una esposa más viril para Penélope.

Cuando sigue retrasándose, se aprovechan de las sirvientas. También se burlan de Telémaco por su inexperiencia y gritarle cada vez que ejerza su autoridad.

El día que Odiseo llega disfrazado, los pretendientes se burlan de sus ropas harapientas y de su avanzada edad Odiseo soporta sus fanfarronadas y su incredulidad de que pueda tensar el arco del maestro, y mucho menos tensarlo. Cuando se revela, los pretendientes se ofrecen temerosos a expiar sus acciones, pero ya es demasiado tarde. Odiseo y Telémaco se aseguran de que ninguno de ellos salga vivo de la sala.

El viaje de Odiseo: comienza el ciclo de crímenes y castigos

Al final de la guerra de Troya, Odiseo presume de su destreza en la batalla y de su astuto plan con el caballo de Troya, que cambió el curso de la guerra. no da gracias y un sacrificio a los dioses Como demuestran numerosos mitos, los dioses griegos se ofenden fácilmente por la falta de elogios, especialmente cuando no han hecho nada digno de elogio. La jactancia de Odiseo disgustó especialmente a Poseidón porque el dios se puso del lado de los troyanos derrotados durante la guerra.

Odiseo y sus hombres cometió más arrogancia en la tierra de los Cicones Cuando la flota de Odiseo se detiene en busca de provisiones, atacan a los Cicones, que huyen a las montañas. La tripulación, jactándose de su fácil victoria, saquea la ciudad desprotegida y se atiborra de abundante comida y vino. A la mañana siguiente, los Cicones regresan con refuerzos y derrotan a los perezosos griegos, que pierden 72 hombres antes de escapar a sus barcos.

Odiseo y Polifemo: la maldición de los diez años

La Odisea más atroces ofensas de arrogancia ocurrieron en la tierra de los Cíclopes, donde Odiseo y Polifemo se humillan mutuamente por turnos. Curiosamente, Odiseo sirve de vehículo para el castigo de Polifemo por su arrogancia y viceversa.

La tripulación de Odiseo se comporta mal al entrar en la cueva de Polifemo y comerse su queso y su carne, pero esta acción refleja desobediencia de las reglas de hospitalidad más que arrogancia. Por lo tanto, técnicamente Polifemo reacciona de forma algo apropiada al atrapar a los intrusos y proteger su propiedad. La arrogancia en esta escena comienza cuando Polifemo mata a miembros de la tripulación y se los come También se burla de los griegos derrotados y desafía en voz alta a los dioses, a pesar de ser hijo de Poseidón.

Odiseo ve su oportunidad de dejar en ridículo a Polifemo. Dando su nombre como " Nadie, Odiseo engaña al cíclope para que beba demasiado vino, y entonces él y su tripulación apuñalan el ojo del gigante con grandes maderos. Polifemo grita a los otros cíclopes: "Nadie me hace daño...". Pensando que se trata de una broma, los demás cíclopes se ríen y no acuden en su ayuda.

Para su posterior pesar, Odiseo comete un último acto de arrogancia Mientras su barco parte, Odiseo grita al enfurecido Polifemo:

"Cíclope, si alguna vez un mortal inquirió

cómo fuiste avergonzado y cegado,

dile que Odiseo, asaltante de ciudades, te arrebató la vista:

¡Laertes hijo, cuyo hogar está en Ítaca!"

Homero, La Odisea , 9. 548-552

Este acto de regodeo permite a Polifemo rezar a su padre, Poseidón, y pedir venganza Poseidón accede y condena a Odiseo a vagar sin rumbo, retrasando su llegada a casa otra década.

El canto de las sirenas: Odiseo aún quiere presumir

Aunque los actos de arrogancia de Odiseo son la causa de su exilio, aún no comprende todas las consecuencias de sus actos. Sigue pensando en sí mismo como mejor que el hombre medio Una prueba en particular durante sus viajes le ayudó a abusar de esa noción: soportar el canto de las sirenas.

Antes de que Odiseo y su menguante tripulación abandonaran la isla de Circe, ésta les advirtió que pasaran por la isla de las Sirenas. Las Sirenas eran criaturas mitad pájaro, mitad mujer, y cantaban tan maravillosamente que los marineros perderían todo el sentido y estrellarían sus barcos Circe aconseja a Odiseo que tape los oídos de los marineros con cera de abejas para que puedan pasar a salvo por la isla.

Odiseo hizo caso de su consejo; sin embargo, quería presumir de ser el único hombre que sobrevivió al canto de la sirena Hizo que sus hombres lo ataran al mástil y les prohibió soltarlo hasta que estuvieran lejos de la isla.

Efectivamente, el embriagador canto de las sirenas enloqueció a Odiseo con el deseo de alcanzarlas; gritó y luchó... hasta que las cuerdas le cortaron la carne Aunque sobrevivió al incidente, se puede deducir que, después de tanto sufrimiento, no tenía muchas ganas de presumir.

Ver también: Caerus: Personificación de las oportunidades

¿Aprende Odiseo alguna vez la lección?

Aunque le llevó diez años y la pérdida de toda su tripulación, finalmente Odiseo logró cierto crecimiento espiritual Regresó a Ítaca más viejo, más cauto y con una visión más realista de sus actos.

Aun así, Odiseo exhibe un último acto de arrogancia en La Odisea Después de que él y Telémaco masacran a los pretendientes, obliga a las criadas que habían compartido involuntariamente sus camas a deshacerse de los cadáveres y limpiar la sangre de la sala, Odiseo mata a todas las doncellas .

La infamia de este acto cruel y probablemente innecesario garantiza la seguridad de su hogar Uno esperaría que después de esto, Odiseo "no pecara más" por el resto de sus días.

Conclusión

El concepto de arrogancia era bien conocido en la antigua Grecia, lo que lo convirtió en una poderosa herramienta narrativa para Homero y otros poetas griegos.

He aquí algunas puntos esenciales para recordar:

  • La arrogancia es un orgullo excesivo y malsano, que a menudo conduce a actos mezquinos, a la violencia y al castigo o la deshonra.
  • Para los antiguos griegos, la arrogancia era un pecado grave. Para los atenienses, era un crimen.
  • Homero escribió la Odisea como una advertencia contra la arrogancia.
  • Entre los personajes que muestran arrogancia se encuentran Odiseo, su tripulación, Polifemo y los pretendientes de Penélope.

Al incluir la arrogancia como uno de los temas centrales de La Odisea Homero creó una historia atractiva y cercana con una poderosa lección .

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.