La soberbia en Antígona: el pecado del orgullo

John Campbell 08-08-2023
John Campbell

La arrogancia en Antígona Desde una sana dosis de orgullo hasta una arrogancia irracional, nuestros protagonistas ilustran comportamientos obstinados a medida que nos adentramos en el clásico griego.

¿Pero cómo se llegó a esto? ¿Cómo la arrogancia y el orgullo desempeñan un papel Para responder a estas preguntas, debemos remontarnos al principio, a cómo cada acontecimiento afecta al punto de vista de nuestros personajes hasta el punto de cambiar sus destinos.

De principio a fin

Al principio de la obra, vemos a Antígona e Ismene discutiendo... la injusta declaración del nuevo rey, Creonte. Había proclamado una ley que prohíbe el entierro de su querido hermano, Polineices, y lo había calificado de traidor. Antígona, inquebrantable en sus firmes creencias, entonces decide enterrar a su hermano a pesar de las consecuencias y le pide ayuda a Ismene, la hermana de Antígona.

Al ver la mirada insegura de su hermana, Antígona decide enterrar a su hermano por su cuenta. Se adentra en los terrenos para enterrar a su hermano y, al hacerlo, es sorprendida por los guardias de palacio. Es enterrado vivo como castigo, en espera de ejecución.

Los actos pecaminosos de Creonte hacia Antígona son en oposición directa a los dioses. Desde la denegación del derecho a enterrar a los muertos hasta el entierro de los vivos, Creonte desafía a los mismos seres en los que Antígona cree de todo corazón. Porque nuestra heroína se niega a poner su destino en manos de un gobernante injusto, toma cartas en el asunto y Antígona se quita la vida.

Desde el principio de la obra, captamos un atisbo del obstinado acuerdo de nuestra heroína. Vemos a su personaje pintado como una mujer de fuerte carácter decidida a salirse con la suya, pero su determinación y su actitud firme se agrian rápidamente y florecen en arrogancia cuando Creonte la pone a prueba.

Ver también: El Inframundo en La Odisea: Odiseo visitó los dominios de Hades

A pesar de que el clásico griego se centra en Antígona, ella es no es el único que muestra arrogancia. Numerosos personajes de la obra sofoclea exhiben este rasgo, ya sea aludiendo a él o mostrándolo directamente. El orgullo y la arrogancia parecen ser un elemento básico de los personajes.

Ejemplos de arrogancia en Antígona

Cada personaje difiere significativamente, pero una cosa que los une es orgullo y arrogancia. Aunque en diferentes formas y niveles, los personajes de la obra sofoclea exhiben rasgos que frenan sus destinos y los abandonan a la tragedia.

Ver también: Electra - Sófocles - Resumen de la obra - Mitología griega - Literatura clásica

Algunos aludían, y otros indicaban que la arrogancia de estos personajes sólo los acerca a su perdición. Como tal es utilizada por nuestro autor para poner en marcha la cascada de acontecimientos Sófocles reitera esto al ilustrar las consecuencias del orgullo excesivo, especialmente para aquellos en el poder; juega con los destinos de nuestros personajes y enfatiza los peligros de tal rasgo.

La arrogancia de Antígona

Antígona, uno de los personajes principales de la obra, es conocida por el acto heroico de enterrar a su hermano, Polineo. Pero, ¿y si sus acciones no fueran tan heroicas? Lo que empezó como una desviación sólo por el bien de su hermano se fue convirtiendo poco a poco en arrogancia. ¿Cómo? Deja que te lo explique.

Al principio, Antígona único propósito de traición era enterrar a su hermano, Polineices, como los dioses han proclamado. En la literatura griega, su creencia en los seres divinos está a la par con la de la religión. Y según los mandatos de los dioses, cada ser vivo en la muerte, y sólo al final, debe ser enterrado. Antígona pensó que el mandato de Creonte era sacrílego... y no vio nada malo en ir en contra de sus deseos, a pesar de la amenaza de muerte inminente.

Entonces, "¿cómo entró en juego la arrogancia?", te preguntarás; bueno, al principio, sus intenciones eran claras y justas, pero al fue sepultada y castigada, su determinación lentamente se transformó en orgullo y obstinada arrogancia.

Mientras está sepultada, Antígona se niega obstinadamente a ceder ante Creonte. Esperaba con ansia su muerte y estaba orgullosa de su hazaña. No le importaba nada más que cumpliendo con su deber heroico. No pensó en cómo afectarían sus acciones a quienes la rodeaban. Sus pasos están llenos de orgullo que se convierte en ira obstinada, implacable y poco dispuesto a escuchar los peligros que tan descuidadamente buscaba y cómo éstas podrían afectar potencialmente a las vidas de su entorno.

Su negativa la llevó a quitarse la vida, no dispuesto a ceder a la voluntad de Creonte, Creonte, por otro lado, tiene una forma de orgullo diferente a la arrogancia de Antígona.

La arrogancia de Creonte

Creonte, el antagonista de Antígona, es conocido por ser un tirano increíblemente orgulloso, exigiendo completa obediencia Desde el principio de la obra, retrata su arrogancia a través de sus palabras y acciones. Hace suyo al pueblo de Tebas y exige su obediencia absoluta a través del miedo. Amenaza de muerte a todo el que se oponga, y a pesar de sus relaciones familiares, Antígona cosecha su ira.

Su idea de reinado es puramente fascista, pensando en sí mismo como el poder absoluto que gobierna la tierra. Se niega a escuchar las sabias palabras de quienes le rodean; rechaza la petición de su hijo de que perdone la vida a Antígona, lo que conduce a su trágico destino, y declina la advertencia del profeta ciego Tiresias, y seguía aferrado a su arrogancia.

Al final, el orgullo desmedido de Creonte le lleva a ponerse a la altura de los dioses, yendo en contra de sus mandatos y esperando que el pueblo de Tebas siga su ejemplo. Los dioses le han advertido de su arrogancia a través del profeta ciego Tiresias, pero él hace caso omiso de tal advertencia, sellando su destino. Su ciega devoción a su causa conduce a la muerte de su único hijo restante y, de este modo, conduce a la muerte de su esposa también. Su destino sellado en el momento en que se permitió que el orgullo y la arrogancia gobernaran su país.

Los puntos de orgullo que encabezaron la guerra

Los acontecimientos de Antígona no habrían sucedido de no ser por La guerra de arrogancia de Polineo y Eteocles. Los hermanos, que acordaron compartir el trono de Tebas, pronto permitieron que reinara su arrogancia y, al hacerlo, provocaron una guerra que no sólo acabó con ellos, sino también con sus amigos y familiares.

Eteocles, el primero en hacerse con el trono, prometió a su hermano Polineo que renunciaría a su reinado y permitiría que Polineo tomara el relevo al cabo de un año. Ha pasado un año, y una vez que Eteocles debía abdicar, se negó y desterró a su hermano a otras tierras. Polineices, enfadado por la traición, se dirige a Argos, prometido a una de las princesas de la tierra. Ahora un príncipe, Polineices, pide permiso al rey para apoderarse de Tebas, ambos para vengarse de su hermano y tomar su trono; Así ocurren los sucesos de "Siete contra Tebas".

En resumen, si Eteocles se hubiera mantenido fiel a su palabra y dio a su hermano el trono después de su reinado, la tragedia que se había abatido sobre su familia nunca habría ocurrido. Su arrogancia le impidió ver las consecuencias de sus actos, por lo que sólo pensó en conservar el trono en lugar de mantener la paz. Polineices, en cambio, permitió que la arrogancia se apoderara de él; su orgullo no pudo soportar la vergüenza de haber sido traicionado por su hermano, por lo que buscó venganza a pesar de haber conseguido un nuevo hogar y un título en Argos.

Conclusión

Ahora que hemos repasado la arrogancia de Antígona, cómo influyó en su destino y la arrogancia de distintos personajes, repasemos los puntos críticos de este artículo:

  • El orgullo excesivo, o hubris, es retratado por los personajes clave de la obra: Antígona, Creonte, Eteocles y Polineo.
  • La arrogancia de estos personajes determina su destino y el de quienes les rodean.
  • La arrogancia de Antígona queda retratada mientras está enterrada viva; al negarse a ceder a los deseos de Creonte, se quita la vida de buena gana y con entusiasmo, sin apenas tener en cuenta a los que la rodean.
  • Con la muerte de Antígona, su amante Haemon se encuentra sumido en una profunda miseria y, por ello, también se quita la vida.
  • Tiresias advierte a Creonte de su arrogancia, alertándole de las consecuencias que los creadores divinos le acarrearían por dirigir una nación con arrogancia.
  • Creonte, ebrio de arrogancia y poder, hace caso omiso de la advertencia y renuncia a lo que cree correcto, enterrando a Antígona y rechazando el entierro de Polineo.
  • La tragedia de Tebas podría haberse evitado con humildad; si no fuera por la arrogancia de Eteocles y Polinices, la guerra no habría ocurrido y Antígona habría vivido.

En conclusión, la arrogancia no trae más que calamidades a quienes la ejercen en el poder, según la advertencia de Tiresias. La arrogancia de Antígona le impide ver el panorama general Su deseo egoísta de quitarse la vida en lugar de esperar su destino lleva a su amante a su fin, ya que no podía vivir sin ella.

Si Antígona hubiera razonado y contenido su orgullo, se habría salvado como Creonte se apresura a liberarla por miedo a perder a su hijo. Si Creonte hubiera hecho caso a la primera advertencia de Tiresias y hubiera enterrado el cuerpo de Polineices, su tragedia se habría evitado y todos habrían podido vivir en armonía.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.