Medea - Séneca el Joven - Roma Antigua - Literatura Clásica

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

(Tragedia, latín/romano, c. 50 d.C., 1.027 versos)

Introducción

Introducción

Volver al inicio de la página

"Medea" es una de las tragedias más conocidas del dramaturgo romano Séneca el Joven La historia de la venganza de la hechicera Medea contra su infiel marido Jasón. Aunque en general se admite que Eurípides versión griega anterior de la historia (también llamada "Medea" ) es superior en la mayoría de los aspectos, Séneca Los temas de la venganza sanguinaria y lo sobrenatural influyeron mucho en el renacimiento de la tragedia en la escena renacentista, sobre todo en la tragedia neoclásica francesa y la tragedia isabelina inglesa.

Ver también: Motivos de La Odisea: relatos literarios

Sinopsis

Volver al inicio de la página

Dramatis Personae - Personajes

MEDEA, esposa de Jasón

JASON

CREÓN, rey de Corinto

ENFERMERA DE MEDEA

MESSENGER

DOS HIJOS DE MEDEA Y JASON (mudo)

CORO DE CORINTIOS, amigo de Jasón y hostil a Medea

Como supuesto trasfondo de la obra, la princesa "bárbara" y bruja Medea conoció al héroe argonauta Jasón mientras éste se encontraba en Cólquida en su búsqueda del Vellocino de Oro. Se enamoró de Jasón y utilizó sus conocimientos mágicos para ayudarle en las tareas aparentemente imposibles que le impuso su padre, el rey Eetes, como precio para obtener el Vellocino de Oro. Huyó de Cólquida con Jasón de vuelta a su hogar en Iolco.Sin embargo, Jasón, buscando mejorar su posición política, abandonó a Medea en favor de un ventajoso matrimonio con Creusa (conocida como Glauce en griego), la hija del rey Creonte de Corinto, que es el punto en el que comienza la obra.

Medea abre la obra maldiciendo la situación y jurando vengarse del infiel Jasón, fantaseando una retorcida venganza, parte de la cual presagia la acción que está por venir. Un coro que pasa por allí canta una canción nupcial en previsión de las nupcias de Jasón y Creusa. Medea confía en su nodriza, diciendo que cualquier cosa mala que haya hecho en el pasado, la hizo por Jasón. No la culpa del todo.A Creusa y al rey Creonte los desprecia y amenaza con destruir su palacio.

Cuando Creonte decreta que Medea debe exiliarse inmediatamente, ella pide clemencia y se le concede un solo día de indulto. Jasón la anima a aceptar la oferta de exilio de Creonte, alegando que no ha intentado perjudicarla y que él mismo no es culpable. Medea lo llama mentiroso, diciendo que es culpable de muchos crímenes, y pide poder llevarse a sus hijos en su huida. Jasón se niega.y su visita sólo sirve para enfurecer aún más a Medea.

Cuando Jasón se marcha, Medea encuentra una túnica real, que encanta y envenena, y luego ordena a su nodriza que la prepare como regalo de bodas para Jasón y Creusa. El coro describe la furia de una mujer despechada, y relata el triste final de muchos de los argonautas, incluido Hércules, que acabó sus días envenenado accidentalmente por su celosa esposa, Deianeira. El coro reza para que los dioses encuentren a estoscastigos suficientes, y que Jasón, el líder de los Argonautas, al menos se salvará.

La aterrorizada enfermera de Medea entra y describe los oscuros hechizos mágicos de Medea, que implican sangre de serpiente, venenos oscuros y hierbas pestilentes, y su invocación a todos los dioses del inframundo para maldecir su poción mortal. Medea misma entra y habla con las fuerzas oscuras que ha conjurado, y da el regalo maldito a sus hijos para que lo entreguen en la boda de Jasón.furia se irá.

Ver también: Medea - Séneca el Joven - Roma Antigua - Literatura Clásica

Un mensajero llega para informar al Coro de los detalles de la catástrofe en el palacio de Creonte. Describe el fuego mágico que es alimentado incluso por el agua destinada a apagarlo, y las muertes agonizantes tanto de Creusa como de Creonte debido a la túnica envenenada de Medea. Medea se siente gratificada por lo que oye, aunque comienza a sentir que su determinación se debilita. Sin embargo, entonces se precipita en una locura total, comoImagina a todas las personas que ha matado bajo la esclavitud de Jason, y oscila salvajemente entre su plan para dañar a Jason y su amor por sus hijos, en conflicto con las fuerzas que la rodean y la llevan a la locura.

Ofrece a uno de sus hijos como sacrificio, con la intención de herir a Jasón de cualquier forma posible. Jasón la descubre en el tejado de la casa y suplica por la vida de su otro hijo, pero Medea responde matando al niño inmediatamente. Aparece un carro tirado por un dragón que le permite escapar, y ella grita desafiante mientras arroja los cuerpos de los niños a Jasón y vuela por los aires.Las líneas finales pertenecen al devastado Jasón, que llega a la conclusión de que no puede haber dioses si se permiten tales actos.

Análisis

Volver al inicio de la página

Aunque todavía se discute la cuestión, la mayoría de los críticos no creen que Séneca En el momento de su composición, ya existían al menos dos o tres versiones famosas de la leyenda de Jasón y Medea, la antigua tragedia griega de Eurípides un relato posterior de Rodio de Apolonio, y una tragedia bien considerada de Ovidio (Sin embargo, la historia fue, al parecer, uno de los temas favoritos de los dramaturgos griegos y romanos, y es casi seguro que hay muchas obras perdidas sobre el tema que Séneca podría haber leído y por las que podría haber sido influenciado.

El personaje de Medea domina por completo la obra, aparece en escena en todos los actos y pronuncia más de la mitad de las líneas, incluido un soliloquio inicial de cincuenta y cinco líneas. Se da gran importancia a sus poderes mágicos sobrehumanos, pero al final son menos significativos que la sed de venganza y la pura ambición de hacer el mal que la impulsan al despiadado asesinato de sus hijos.

Séneca 's "Medea" difiere de la anterior "Medea" de Eurípides La obra de Eurípides comienza con Medea lamentándose y clamando a su nodriza por las injusticias cometidas contra ella, contenta de considerarse un mero peón de los dioses y dispuesta a sufrir las repercusiones y ramificaciones. La Medea de Séneca declara su odio a Jasón y Creonte con valentía y sinLa Medea de Séneca no se ve a sí misma como "una simple mujer" a la que le va a suceder una tragedia, sino como un espíritu vibrante y vengativo, dueña de su propio destino y decidida a castigar a quienes la han agraviado.

Más que probablemente como resultado de las diferentes épocas en las que se escribieron las dos versiones, hay una discrepancia definitiva en el poder y las motivaciones de los dioses, con Eurípides (a pesar de su reputación iconoclasta en la época) mostrándose mucho más reverente hacia las divinidades. Séneca 's "Medea" por el contrario, dista mucho de ser respetuoso y reverente con los dioses y a menudo los condena por sus acciones o falta de ellas. Quizá lo más revelador sea la línea final de Séneca La versión de Jasón se limita a lamentar el destino de sus hijos y a afirmar sin rodeos: "¡Pero si no hay dioses!".

En Eurípides introduce a Medea en silencio y fuera de escena, a mitad de la primera escena, con el autocompasivo "¡Ah, yo, desdichada mujer que sufre! ¡Ojalá pudiera morir!", Séneca abre su versión con la propia Medea como la primera figura que ve el público, y su primera línea ("¡Oh dioses! ¡Venganza! Venid a mí ahora, os lo ruego, y ayudadme...") marca el tono para el resto de la obra. Desde su primera declaración, los pensamientos de Medea se han vuelto hacia la venganza, y se la retrata como una mujer fuerte y capaz, a la que hay que temer y no compadecer, y plenamente consciente de lo que debe hacer.

El coro de Eurípides En general, la obra simpatiza con Medea, tratándola como una pobre y desdichada mujer cuya vida ha sido completamente destruida por el destino. Séneca El Coro es mucho más objetivo, parece representar más al ciudadano medio, pero no se anda con rodeos cuando se trata del escándalo del que son testigos. Porque Séneca Medea es un personaje tan fuerte, comprometido con su plan de venganza desde el principio, que no necesita la simpatía del Coro. No tratan a Medea con condescendencia como el Coro de Eurípides pero, de hecho, sirven para enfurecerla aún más y para reforzar su determinación.

Las escenas finales de Eurípides y Séneca En las obras del autor también se ponen de relieve las diferencias entre las dos caracterizaciones de Medea. Eurípides Cuando Medea ha matado a sus hijos, se empeña en culpar a Jasón y en desviar la culpa de sí misma. Séneca Medea no oculta quién los mató ni por qué, e incluso llega a matar a uno de ellos delante de Jasón. Reconoce abiertamente el asesinato y, aunque culpa a Jasón, no lo culpa de las muertes. Del mismo modo, Séneca Medea hace que sucedan los acontecimientos a su alrededor, obligando al carro tirado por dragones a bajar hasta ella en lugar de esperar a que vengan por sí solos o confiar en la intervención divina.

El personaje de Jasón en Séneca no es tan malvada como en Eurípides Realmente quiere ayudar a Medea, y acepta con demasiada facilidad cuando ella parece cambiar de opinión.

Al filósofo estoico Séneca Según los estoicos, las pasiones, si no se mantienen bajo control, se convierten en fuegos fatuos que pueden engullir el universo entero, y Medea es claramente una criatura pasional de este tipo.

La obra muestra muchas características de la llamada Edad de Plata de la literatura latina, como el amor por la descripción detallada, la concentración en los "efectos especiales" (por ejemplo, las descripciones cada vez más truculentas del sufrimiento y la muerte) y las concisas y agudas "frases" o citas y epigramas memorables (como "quien no puede esperar, no puede desesperar" y "el fruto del pecado es no contar").travesura como pecado").

Del mismo modo que Ovidio han hecho nuevas las viejas historias griegas y del Próximo Oriente, narrándolas de nuevas maneras y dándoles un nuevo énfasis romántico u horroroso, Séneca lleva tales excesos a un nivel aún más alto, cargando detalle sobre detalle y exagerando el horror de los ya truculentos sucesos. De hecho, los discursos de Séneca Los personajes están tan llenos de trucos retóricos formales que empiezan a perder todo el sentido del habla natural, por lo que la intención es Séneca Hasta cierto punto, el drama verdaderamente humano se pierde en toda esta retórica y preocupación por los elementos fantásticos de la magia, y se puede decir que la obra es menos sutil y compleja que Eurípides ' "Medea" .

El tema de la tiranía aparece repetidamente en la obra, como cuando Medea señala la injusticia del destierro tiránico al que la somete Creonte y su pretensión de que "se someta al poder de un rey, sea justo o injusto". Séneca había observado personalmente la naturaleza de la tiranía en la Roma imperial, lo que puede explicar su preocupación por el mal y la locura en sus obras, y se especula que sus obras pueden haber sido concebidas como un consejo para su pupilo Nerón en contra de actuar tiránicamente. El tema de los juramentos también aparece más de una vez, como cuando Medea insiste en que la ruptura del juramento de Jasón al abandonarla es un crimen ymerece un castigo.

La métrica de la obra imita las formas de poesía dramática establecidas por los dramaturgos atenienses del siglo V a.C., con el diálogo principal en trímetro yámbico (cada verso dividido en tres dipodos de dos pies yámbicos cada uno). Cuando el coro comenta la acción, suele hacerlo en una de las diversas variedades de métrica coriambrica. Estos cantos corales se utilizan generalmente para dividirla obra en sus cinco actos separados, así como para comentar la acción anterior o proporcionar un punto de reflexión.

Recursos

Volver al inicio de la página

  • Traducción al inglés de Frank Justus Miller (Theoi.com): //www.theoi.com/Text/SenecaMedea.html
  • Versión latina (The Latin Library): //www.thelatinlibrary.com/sen/sen.medea.shtml

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.