La hospitalidad en La Odisea: Xenia en la cultura griega

John Campbell 12-10-2023
John Campbell

La hospitalidad en La Odisea jugó un papel crucial en el viaje de Odiseo a su ciudad natal y en las luchas de su familia de vuelta a casa, en Ítaca. Aun así, para comprender plenamente la importancia de este rasgo griego y cómo afectó al viaje de nuestro héroe, debemos repasar los acontecimientos reales de la obra.

La Odisea en breve

La Odisea comienza al final de la guerra de Troya. Odiseo, originario de Ítaca, es finalmente permitió llevar a sus hombres a casa, a su amado país. tras años de lucha en la guerra. Reúne a sus hombres en tiendas y zarpa hacia Ítaca, sólo para verse retrasado por diversos encuentros en el camino. La primera isla que retrasa su viaje es la isla de los Cicones.

En lugar de atracar sólo para aprovisionarse y descansar, Odiseo y sus hombres asaltar los pueblos de la isla, Tomando lo que pueden y quemando lo que no. Los Cicones se ven obligados a huir de sus hogares, ya que el partido Ithacan provoca el caos y destruye su pueblo. Odiseo ordena a sus hombres que regresen a sus barcos, pero es ignorado. Sus hombres siguieron deleitándose con su colección y de fiesta hasta el amanecer, mientras sale el sol, los Cicones atacan de nuevo y obligar a Odiseo y sus hombres a sus barcos menguantes en número.

La siguiente isla que obstaculiza su viaje a casa es la isla de los Comedores de Loto. Temiendo lo que había ocurrido en la última isla, Odiseo ordena a un grupo de hombres que investiguen la isla y traten de facilitarles el descanso en tierra. Pero él se queda esperando mientras los hombres se toman su tiempo. Poco sabía él que los hombres que había enviado habían sido ofrecieron alojamiento y comida a los pacíficos habitantes de la tierra.

Habían comido alimentos elaborados con la planta de loto endémica de la tierra y olvidaron por completo su objetivo. La planta de loto tenía propiedades que despojaban al que la comía de sus deseos, dejándolo convertido en una cáscara de persona cuyo único objetivo era comer más frutos de la planta. Odiseo, preocupado por sus hombres, carga contra la isla y ve que sus hombres parecen drogados. Tenían los ojos sin vida y parecían no querer moverse. Arrastró a sus hombres hasta sus barcos, los ató para que no escaparan y zarpó de nuevo.

Ver también: Euríloco en La Odisea: segundo en mando, primero en cobardía

El país de los cíclopes

Atraviesan de nuevo los mares sólo para detenerse en la isla de los gigantes, donde encuentran una cueva con comida y bebida que tanto buscaban. Los hombres se dan un festín con la comida y se maravillan con los tesoros de la cueva. El dueño de la cueva, Polifemo, entra en su casa y testigos de extraños hombrecillos comiendo su comida y tocando sus tesoros.

Odiseo se acerca a Polifemo y le exige a Xenia. exige refugio, alimentos y viajes seguros del gigante, pero se decepciona cuando Polifemo le mira fijamente a los ojos. En lugar de eso, el gigante no responde y coge a los dos hombres que tiene cerca y se los come delante de sus compañeros. Odiseo y sus hombres correr y esconderse por miedo.

Escapan cegando al gigante y atándose al ganado mientras Polifemo abre la cueva para pasear a sus ovejas. Odiseo le dice al cíclope que le diga a cualquiera que pregunte que Odiseo de Ítaca lo cegó Polifemo, hijo del dios Poseidón, ruega a su padre que retrase el viaje de Odiseo, lo que da inicio a la tumultuosa travesía marítima del rey itacense.

Casi llegan a Ítaca, pero son desviados porque uno de los hombres de Odiseo... libera los vientos que les regaló el dios Eolo. En la isla de los gigantes, son cazados como animales de caza y devorados una vez capturados. Muy mermados en número, Odiseo y sus hombres... escapar a duras penas de la horrible tierra, sólo para ser enviados a una tormenta que los lleva a otra isla.

La isla de Circe

En esta isla, temiendo por sus vidas, Odiseo envía a un grupo de hombres, encabezados por Euríloco, a aventurarse en la isla. Los hombres presencian entonces una diosa cantando y bailando, Ansiosos por conocer a la bella dama, corren hacia ella. Euríloco, un cobarde, se queda atrás al sentir que algo va mal y observa cómo la belleza griega convierte a los hombres en cerdos. Euríloco corre asustado hacia el barco de Odiseo, rogándole a Odiseo que deje atrás a sus hombres y zarpe de inmediato. Odiseo hace caso omiso de Euríloco e inmediatamente se apresura a salvar a sus hombres. Salva a sus hombres y se convierte en amante de Circe, viviendo lujosamente durante un año en su isla.

Tras un año de lujo, Odiseo se aventura en los bajos fondos a buscar a Tiresias, el profeta ciego, para encontrar un refugio seguro en casa. Le aconsejaron que se dirigiera en dirección a la isla de Helios, pero le advirtieron que nunca tocara el ganado del dios griego.

Isla de Helios

Los hombres de Ítaca se aventuran en dirección a la isla de Helios, pero se encuentran con otra tormenta en su camino. Odiseo se ve obligado a atracar su barco en la isla del dios griego para esperar a que pase la tormenta. Pasan los días, pero la batería parece no ceder; los hombres mueren de hambre cuando se les acaban las provisiones. Odiseo se marcha a rezar a los dioses y advierte a sus hombres de que no toquen el ganado. En su ausencia, Euríloco convence a los hombres... para sacrificar el ganado dorado y ofrecer el más gordo a los dioses. Odiseo regresa y teme las consecuencias de las acciones de sus hombres. Reúne a sus hombres y zarpa en medio de la tormenta. Zeus, el dios del cielo, envía a los hombres de Ítaca un rayo, destruyendo su barco y ahogándolos en el proceso. Odiseo sobrevive y desembarca en la isla de Calipso, donde es encarcelado durante varios años.

Tras años atascado en la isla de las Ninfas, Atenea discute la liberación de Odiseo, pero consigue convencer a los dioses y diosas griegos y Odiseo puede volver a casa. Odiseo regresa a Ítaca, mata a los pretendientes y vuelve al trono que le corresponde.

Ejemplos de hospitalidad en La Odisea

Griego antiguo Hospitalidad, también conocida como Xenia, se traduce como "amistad entre invitados" o "amistad ritualizada". Se trata de una norma social profundamente arraigada a partir de las creencias de generosidad, intercambio de regalos y reciprocidad que retrataban la ley griega de la Hospitalidad. En La Odisea, esta Este rasgo se ilustró varias veces, y a menudo fue la causa de tanta tragedia y lucha en la vida de Odiseo y su familia.

El Gigante y Xenia

La primera escena de Xenia que presenciamos es en la cueva de Polifemo. Odiseo exige Xenia al gigante, pero queda decepcionado ya que Polifemo no responde a sus demandas ni le reconoce como igual. Por ello, el gigante tuerto decide comerse a algunos de sus hombres antes de que puedan escapar. En esta escena, presenciamos La demanda de hospitalidad de Odiseo en la antigua Grecia, una norma social en su cultura.

Pero en lugar de aceptar la hospitalidad exigida por el rey Ítaco, Polifemo, un semidiós griego, se negó a acatar lo que él consideraba unas leyes absurdas. El concepto de hospitalidad era diferente al del gigante, y Odiseo y sus hombres no eran lo suficientemente dignos para recibir tal cosa del hijo de Poseidón, Por ello, Polifemo despreció a Odiseo y a sus hombres y se negó a seguir la costumbre griega.

El abuso de Xenia en Ítaca

Mientras Odiseo lucha en su viaje, su hijo, Telémaco, y su esposa, Penélope, se enfrentan a obstáculos propios por los pretendientes de Penélope. Los pretendientes, cientos en número, todos los días de fiesta por la ausencia de Odiseo. Durante años, los pretendientes comen y beben a sus anchas en la casa mientras Telémaco se preocupa por el estado de su hogar. En este contexto, parece abusarse de Xenia, arraigada en la generosidad, la reciprocidad y el intercambio de regalos.

Los pretendientes no aportan nada, y en lugar de corresponder a la generosidad que les muestra la casa de Odiseo, faltan al respeto a la casa del rey Ithacan en su lugar. Este es el lado feo de Xenia: cuando se abusa de la generosidad en lugar de corresponder a ella, la parte que generosamente ofreció su casa y comida tiene que lidiar con las consecuencias de las acciones de los abusadores.

Xenia y el regreso de Odiseo a casa

Tras escapar de la isla de Calipso, Odiseo zarpa hacia Ítaca, pero una tempestad lo arrastra a la isla de los Feacios, donde conoce a la hija del rey, que lo ayuda conduciéndolo al castillo, aconsejándole que sedujera a sus padres para que viajaran sanos y salvos a casa.

Odiseo, al llegar al palacio, es recibido con un banquete mientras le reciben con los brazos abiertos; a cambio, relata su viaje y sus andanzas, maravillando y asombrando a la pareja real. El rey de la Scheria, que estaba profundamente conmovido por su tumultuoso y arduo viaje, ofreció sus hombres y su barco para escoltar al joven rey itacense hasta su casa. Debido a su generosidad y hospitalidad, Odiseo llega a Ítaca sano y salvo, sin heridas ni rasguños.

Xenia, en este contexto, interpretó un papel increíble en la llegada a salvo de Odiseo a casa; Sin la costumbre griega de la hospitalidad, Odiseo seguiría solo, luchando contra las tormentas que se cruzan en su camino, viajando a varias islas para volver con su mujer y su hijo.

Xenia retratada por los espartanos

Cuando Telémaco se lanza a la aventura para dar con el paradero de su padre, surca los mares y llega a Esparta, donde el amigo de su padre, Menelao. Menelao da la bienvenida a Telémaco y a su tripulación. con un festín y un lujoso baño.

Ver también: ¿Por qué Zeus se casó con su hermana? - All in the Family

Menelao ofreció al hijo de su amigo un lugar donde descansar, comida que comer y los lujos que su casa podía permitirse. Esto es en reciprocidad a la ayuda y valentía que Odiseo había mostrado durante la guerra de Troya que inevitablemente permitió a Menelao aventurarse a casa también sano y salvo. En este sentido, Xenia quedó bien retratada.

En esta escena, Xenia se muestra en una buena luz como vemos ni consecuencias, ni exigencias, ni siquiera orgullo por la acción. Menelao recibe a los ítacos con los brazos abiertos y el corazón abierto.

Conclusión

Ahora que hemos hablado del tema de la hospitalidad en La Odisea, repasemos los puntos clave de este artículo:

  • Xenia se traduce como "amistad entre invitados" o "amistad ritualizada". Esta ley griega de la hospitalidad es una norma social profundamente arraigada en las creencias de generosidad, intercambio de regalos y reciprocidad.
  • La hospitalidad desempeña un papel crucial en el viaje de Odiseo a casa y en las luchas a las que se enfrenta a su regreso.
  • Hay altibajos en las costumbres de Xenia, como ilustra nuestro dramaturgo; en el aspecto negativo, a menudo se abusa de Xenia, y el pensamiento de reciprocidad se olvida cuando los pretendientes se abren paso en la casa de Odiseo, poniendo en peligro a la familia.
  • La bondad de Xenia se pone de manifiesto cuando Odiseo llega a casa; sin la hospitalidad de los feacios, Odiseo nunca habría podido ganarse la favorabilidad necesaria para ser escoltado a casa por el pueblo elegido de Poseidón.
  • Xenia tuvo una gran importancia en el retrato de las costumbres griegas y en el desarrollo de la trama de La Odisea.

Ahora podemos comprender la importancia de las normas griegas de hospitalidad A través de este artículo, esperamos que puedas comprender plenamente por qué tuvieron que suceder los acontecimientos de La Odisea en aras del desarrollo tanto de las tramas como de los personajes.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.