Desafiando a Creonte: el heroísmo trágico de Antígona

John Campbell 04-02-2024
John Campbell

Por desafiando a Creonte, Antígona selló su propio destino Pero, ¿cómo llegó a eso? ¿Cómo acabó la hija de Edipo... sellada viva en una tumba, condenada a muerte por su propio tío Parece como si el destino se hubiera cebado con Creonte, Edipo y Antígona. Toda la familia estaba bajo una maldición, la de la arrogancia.

El rey Creonte, hermano de Yocasta, se ha apoderado del reino. En esta tercera de las obras de Edipo, Tebas está en guerra con Argos. Los dos hijos de Edipo, Polinices y Eteocles, han muerto en batalla... Creonte ha declarado traidor a Polinices y se niega a permitir que sea enterrado, desafiando tanto la ley de los hombres como la de los dioses:

"Pero su hermano Polineo, que regresó del exilio y trató de consumir por completo con fuego la ciudad de sus padres y los santuarios de los dioses de sus padres, quiso probar la sangre de sus parientes y llevar al resto a la esclavitud, se ha proclamado a nuestro pueblo que nadie lo honrará con sepultura o lamento, sino que lo dejará insepulto, un cadáver para que se lo coman los pájaros y los perros, un espantoso espectáculo de vergüenza".

¿Por qué Creonte es el antagonista en la obra Antígona, cuando fue Polineices el traidor? Hubris; su orgullo y su incapacidad para aceptar los sabios consejos de los demás le llevaron a perderlo todo. El coro de ancianos, que simboliza a los consejeros de Creonte, alaba al principio el imperio de la ley, lo que les lleva a apoyar a Creonte, pero cuando éste condena a muerte a Antígona, incluso en contra de las súplicas de su propio hijo, que está prometido con ella, empiezan a cantar el poder del amor, lo que plantea el conflicto entre la ley y la lealtad y el amor.

¿Por qué se equivoca Creonte?

En Creonte, rasgos de carácter como el orgullo, la dignidad y el deseo de mantener la ley y el orden en su reino son admirables. Desgraciadamente, su orgullo y su deseo de control suplantan su sentido de la decencia.

Su orden, a primera vista, es legal, pero ¿es moral?

Creonte intenta mantener la ley y el orden y dar un escarmiento a Polinices, pero lo hace a costa de su propia dignidad humana. Al imponer una sentencia tan dura al hijo de Edipo, y más tarde a Antígona, pasa por encima de todos sus consejeros e incluso de su familia.

La obra comienza con Antígona informando a su hermana Ismene de su plan y ofreciéndole la oportunidad de ayudarla a hacer lo que cree que es correcto para su hermano, pero Ismene, temerosa de Creonte y de su temperamento, se niega. Antígona responde que prefiere morir a vivir sin haber hecho lo posible para darle un entierro digno. Las dos partes, y Antígona sigue sola.

Cuando Creonte se entera de que se ha desafiado su orden, se enfurece. Amenaza al centinela que le trae la noticia. Informa al asustado centinela de que él mismo se enfrentará a la muerte si no descubre al que ha hecho esto. Se enfurece cuando se da cuenta de que ha sido su propia sobrina, Antígona, quien le ha desafiado. .

Por su parte, Antígona se levanta y argumenta contra el edicto de su tío, alegando que aunque haya definido la ley del rey, tiene la moral alta Nunca niega lo que ha hecho. Esperando morir junto a su hermana, Ismene intenta confesar el crimen falsamente, pero Antígona se niega a aceptar la culpa Sólo ella ha desafiado al rey, y se enfrentará al castigo:

"Pero si he de morir antes de tiempo, lo considero una ganancia, pues cuando alguien vive, como yo, rodeado de males, ¿puede encontrar en la muerte otra cosa que una ganancia?".

Así que para mí encontrarme con este destino es un dolor insignificante, pero si hubiera sufrido que el hijo de mi madre yaciera en la muerte como un cadáver insepulto, eso me habría apenado; por esto, no estoy apenado. Y si mis actos actuales son insensatos a tus ojos, puede ser que un juez insensato acuse mi insensatez."

Al negar a Polinices un entierro apropiado, Creonte va en contra no sólo de la ley de los dioses, sino de la ley natural del cuidado familiar. Se niega a abandonar su locura, incluso cuando su sobrina se enfrenta a su crueldad. .

¿Es Creonte el villano de Antígona?

Irónicamente, aunque es claramente el antagonista en la batalla de Antígona contra Creonte, "héroe trágico" es una descripción más precisa de Creonte que un villano Su razonamiento y motivación son mantener la paz, proteger el orgullo y la seguridad de Tebas y cumplir con el deber que tiene para con su trono y su pueblo. Sus motivos parecen desinteresados e incluso puros.

Es de suponer que está dispuesto a sacrificar su propia comodidad y felicidad por el bien de su pueblo. Por desgracia, su verdadera motivación es el orgullo y la necesidad de control Cree que Antígona es testaruda y obstinada, y rechaza su pretensión de moralidad:

"La he visto ahora dentro, delirante, y no dueña de su ingenio. Así que a menudo, antes de la acción, la mente se autocondena en su traición, cuando la gente está tramando maldades en la oscuridad. Pero, en verdad, esto también es odioso, cuando uno que ha sido atrapado en la maldad luego trata de hacer del crimen una gloria."

Mientras discuten, Antígona afirma que su lealtad a su hermano es más fuerte que su obediencia a la ley de Creonte, la verdad sale a la luz. Creonte no permitirá que una simple mujer se enfrente a él. :

"Pasa, entonces, al mundo de los muertos, y, si necesitas amor, ámalos. Mientras yo viva, ninguna mujer me gobernará".

Antígona ha desafiado su orden legal (aunque inmoral), y por ello debe pagar el precio. En ningún momento, ni siquiera cuando se enfrenta a ello, reconoce que la orden fue dada por orgullo herido. No acepta que Antígona tenga razón.

Ismene defiende el caso de su hermana

Ismene entra llorando y Creonte se enfrenta a ella, creyendo que su emoción delata el conocimiento del crimen. Ismene trata de reclamar una parte en ella, incluso tratando de absolver a Antígona Antígona responde que la justicia no le permitirá aceptar la confesión de su hermana y afirma que sólo ella llevó a cabo el acto contra la voluntad de Ismene. Antígona se niega a que su hermana sufra el castigo con ella, aunque Ismene llora que no tiene vida sin su hermana .

Ver también: Ilíada vs. Odisea: historia de dos epopeyas

Los consejeros, representados por el coro, preguntan a Creonte si negará a su propio hijo el amor de su vida, y Creonte responde que Haemon encontrará "otros campos que arar" y que no quiere una "novia malvada" para su hijo. Su orgullo y arrogancia son demasiado grandes para que entre en razón o tenga compasión.

Antígona y Creonte, Ismene y Haemon, ¿Quiénes son las víctimas?

Ver también: Motivos de La Odisea: relatos literarios

Al final, todos los personajes sufren la arrogancia de Creonte Haemon, el hijo de Creonte, acude a su padre para suplicar por la vida de su prometida. Asegura a su padre que sigue respetándole y obedeciéndole. Creonte responde que está satisfecho con la muestra de lealtad de su hijo.

Sin embargo, Haemon continúa suplicando a su padre que cambie de opinión en este caso y vea la razón de Antígona.

"No, renuncia a tu ira; permítete cambiar. Porque si yo, un hombre más joven, puedo ofrecer mi pensamiento, era mucho mejor, creo, que los hombres fueran sabios por naturaleza; pero, de lo contrario -y a menudo la balanza no se inclina así-, también es bueno aprender de aquellos que hablan correctamente."

Creonte se niega a escuchar los razonamientos de su hijo, argumentando que no es justo que un hombre más joven lo escolarice. Rechaza el consejo de Haemon basándose en su edad. e incluso rechaza la voz de su propio pueblo en favor de su orgullo, diciendo, "¿Me prescribirá Tebas cómo debo gobernar?"

Acusa a Haemon de "rendirse a una mujer" por encima de su lealtad a su padre, ignorando la ironía del argumento cuando ha condenado a Antígona a muerte por el delito propuesto de mostrar lealtad a su hermano. Creonte sella su propio destino con su insistencia en salirse con la suya .

Con Creonte, la mitología griega ofrece un ejemplo de héroe trágico

Creonte responde a las súplicas y discusiones de Hemón con una obstinada negativa a ceder. Acusa a su hijo de ponerse del lado de una mujer por encima de la ley y de su padre. Hemón responde que se preocupa por su padre y que no quiere verle seguir ese camino inmoral. El vidente Teiresias intenta discutir con Creonte, pero éste también le da la espalda. con acusaciones de haberse vendido o de ser tonto en su vejez.

Impasible, Creonte ordena sellar a Antígona en una tumba vacía. Haemon, acudiendo en ayuda de su amada, la encuentra muerta y muere por su propia espada. Imene se une a su hermana en la muerte, incapaz de afrontar la vida sin ella, y finalmente, Eurídice, la esposa de Creonte, se suicida apesadumbrada por la pérdida de su hijo. Cuando Creonte se da cuenta de su error, ya es demasiado tarde. Su familia se pierde y él se queda solo con su orgullo.

John Campbell

John Campbell es un consumado escritor y entusiasta de la literatura, conocido por su profundo aprecio y amplio conocimiento de la literatura clásica. Con una pasión por la palabra escrita y una particular fascinación por las obras de la antigua Grecia y Roma, John ha dedicado años al estudio y la exploración de la tragedia clásica, la poesía lírica, la nueva comedia, la sátira y la poesía épica.Graduado con honores en Literatura Inglesa de una prestigiosa universidad, la formación académica de John le proporciona una base sólida para analizar e interpretar críticamente estas creaciones literarias atemporales. Su habilidad para profundizar en los matices de la Poética de Aristóteles, las expresiones líricas de Safo, el agudo ingenio de Aristófanes, las reflexiones satíricas de Juvenal y las narrativas arrebatadoras de Homero y Virgilio es verdaderamente excepcional.El blog de John sirve como una plataforma primordial para compartir sus ideas, observaciones e interpretaciones de estas obras maestras clásicas. A través de su meticuloso análisis de temas, personajes, símbolos y contexto histórico, da vida a las obras de antiguos gigantes literarios, haciéndolas accesibles a lectores de todos los orígenes e intereses.Su cautivador estilo de escritura cautiva tanto la mente como el corazón de sus lectores, atrayéndolos al mundo mágico de la literatura clásica. Con cada publicación de blog, John entreteje hábilmente su comprensión académica con una profundaconexión personal con estos textos, haciéndolos identificables y relevantes para el mundo contemporáneo.Reconocido como una autoridad en su campo, John ha contribuido con artículos y ensayos a varias revistas y publicaciones literarias prestigiosas. Su experiencia en literatura clásica también lo ha convertido en un orador solicitado en varias conferencias académicas y eventos literarios.A través de su elocuente prosa y su ardiente entusiasmo, John Campbell está decidido a revivir y celebrar la belleza atemporal y el profundo significado de la literatura clásica. Si usted es un erudito dedicado o simplemente un lector curioso que busca explorar el mundo de Edipo, los poemas de amor de Safo, las ingeniosas obras de Menandro o los heroicos cuentos de Aquiles, el blog de John promete ser un recurso invaluable que educará, inspirará y encenderá un amor de por vida por los clásicos.